Jugando al aire libre con Beep-Beep

Cochecitos Beep-beep de Imaginarium
Que los niños tienen que jugar al aire libre es algo que los adultos olvidamos de vez en cuando. El cansancio, las prisas, el trabajo... Hace que muchas veces las jornadas nos resulten tan agotadoras que cuando llega la tarde lo que más nos apetece es estar en casa ¡y más ahora en invierno!

No obstante, con la llegada del frío, no tenemos más remedio que optar por las tardes caseras e idear miles de actividades para que estén entretenidos: una manualidad, una receta, pintar, leer y jugar, sobre todo jugar.

Así que el otro día aprovechando que aún hace una temperatura agradable decidimos pasar la tarde jugando al aire libre con nuestros amigos Beep-Beep.

Lo primero que os tengo que recomendar es que hay algunos modelos que tienen motor así que si vuestros hijos son pequeños no es muy recomendable el tema arena. Mis hijos en cambio están obsesionados con montar carreteras así que estaban felices esquivando las hojas y la tierra y tenían mucho cuidado.

Pero claro, como toda buena carretera,  tuvimos que hacer nuestras señales de tráfico ¡faltaría! Así de paso los tuve un rato entretenidos mientras yo dejaba a punto la cena antes de salir de casa. Nos quedaron ideales y para crearlas sólo necesitamos unos palitos de helados, plastilina y las pegatinas que encontraréis en la caja, por ejemplo, del circuito de coches. Es muy fácil. Hacen pelotitas con la plastilina. Una la dejamos en la base y otra la aplastamos para pegar las pegatinas. ¿Verdad que les quedaron bonitas?

Se quedan plantadas en el suelo de maravilla aunque ellos prefirieron mancharse las manos de arena para fijarlas más al suelo. Y es que ya se sabe, si estamos jugando al aire libre ¡nos manchamos seguro! 😉

Así que otra de las recomendaciones que os hago si usáis vuestros Beep-Beep fuera de casa es que metáis en la bolsa un pañito. ¿Y los niños? Pues un baño y listo, que no sabéis lo bien que se lo pasaron.

Después de esa primera vez hemos tenido que repetir varias más. Lo bueno es que ellos lo montan y recogen solos aunque mamá les eche una mano para recoger. Y, aunque alguna pelea tenemos, están encantados poniendo y quitando carreteras.

¡Ah! Y poniendo gasolina “que es el sueño de los coches mamá”, me decían. Así que cada 5 minutos llevaban en fila a todos los coches y motos (las preferidas de Juan) hasta la gasolinera para repostar.

“Son 5 euros, gracias” ¡¡5 euros!! ¿Os imagináis? Vamos a tener que empezar a jugar a saber el precio de las cosas porque los Beep-Beep genial pero lo que son las cantidades…

¿Qué me decís? ¿Os han gustado? Pues no os lo penséis y aprovechad el mayor tiempo con los niños jugando al aire libre 🙂

Clara Castro – Saquito de canela

  comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *