Casi todo el mundo regala las mismas cosas, así que sin duda My First Baby Imprint no pasará desapercibido. A los papás les parecerá graciosísimo, es fácil y además les permitirá tener un recuerdo de cómo era entonces la manita o el pie de su peque al poco de nacer. Además al propio bebé le encantará verlo una vez que sea mayor.

¿Qué hay que hacer?

Simplemente tenemos que extender la pintura en la palma de la mano o del pie del bebé y presionarla a continuación en el espacio que hay junto a la foto. Podemos poner primero nuestra huella, que es más grande, y encima la del peque. Por último ponemos la foto que queramos y cerramos el marco.

Incluye marco, pintura de dos colores y el rodillo para aplicarla.

regalo-Imaginarium