Cómo “desenchufar” a los peques en verano

bicicleta
¿Recuerdas cómo eran tus veranos? Sí, esos en los que te tirabas los días en la calle, en el parque jugando con tus amigos, disfrutando de las fiestas del pueblo, haciendo castillos de arena… Esos veranos en los que no existía nada más que los juegos y los amigos. ¿Cuántos echáis de menos esos veranos? ¡Nosotros mucho!

Desde Imaginarium nos hemos planteado un objetivo para este verano y es “desenchufar” a nuestros niños para que vivan y disfruten de un auténtico verano, de los de correr, estar con los amigos, darse chapuzones, imaginar, explorar… Un verano divertido, pero divertido de verdad. Todos coincidimos en que las nuevas tecnologías son un gran avance y que nos ayudan en nuestro día a día, y aunque entendemos que les encanten, también hay que conectarse a los amigos, a la fantasía… a la diversión de verdad.

Por ejemplo, por las mañanas, antes de ir a la playa o la piscina o de salir al parque, vamos a decirle adiós a la tele y a coger un libro. Nuestros niños potenciarán su imaginación y descubrirán que la lectura también es una gran amiga. Hacer manualidades o ayudarnos en la cocina pueden suponer dos grandes ejemplos de cómo los niños pueden disfrutar muchísimo tocando, oliendo, degustando… y, además, podrán desarrollar toda su creatividad y disfrutar de un rato con vosotros y, ¡es que realmente les encanta!lectura

Lo más fácil para pasar un verano diez y “desenchufado” pasa por el simple hecho de descubrir que existen miles de actividades y que hay muchas alternativas divertidísimas. Por ejemplo, ¿qué tal si a esos niños que ya no son tan niños les animamos a que cojan su bici y vayan a hacer algún recado? Por ejemplo, ir a por el pan, a por el periódico… O, simplemente, que queden con su pandilla y se vayan a dar un paseo por un parque cercano. Harán deporte, estarán con sus amigos… ¿A qué niño no le gusta sentir el aire en la cara, sentir la adrenalina? Su cuerpo y su mente lo agradecerán.

Por otra parte, debemos marcar un horario de uso de las tablets, el ordenador y los móviles y no ceder ante los clásicos “me aburro, déjame jugar con el móvil”. Eso sí, nosotros papás, también tenemos que dar ejemplo. Los niños son un reflejo de nosotros y si ven que estamos todo el día conectados ellos querrán lo mismo y lo verán como algo normal. Así que este verano, ¡vamos a “desenchufarnos” en familia!

  comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *