El disfraz que nos une

¿Sabías que disfrazarse es una de las expresiones del juego simbólico?  ¿Y qué el juego simbólico forma parte de la esencia pura de lo que somos?

Según Piaget el juego simbólico, es aquel que permite al niño imaginar una realidad inventada por él y se da entre los dos y los seis o siete años, según la madurez de cada niño.

Tu peque es capaz de combinar hechos reales e imaginarios, recreando situaciones ficticias como si estuvieran pasando realmente, ellos se convierten en los personajes y los objetos cobran muchísima vida en su imaginación. Algunos de los beneficios del juego simbólico son:

  • Mejora de las habilidades de comunicación: simular o imaginar diálogos estimula estas habilidades
  • Aumento de la autoestima: este juego me permite ser otro personaje, y me ayuda a decir muchas cosas que mi YO no diría, lo cual refuerza mi seguridad
  • Ayuda a conocer mejor nuestro propio cuerpo: Los más pequeñitos aprenden a vestirse, a ponerse atrezos, a que el gorro va en la cabeza… es más fácil con algo motivante para el niño como disfrazarse de indio, que con la ropa de todos los días de ir al cole
  • Potencia el razonamiento lógico: Sobretodo jugando en familia, si cada uno representa un rol, nos sirve para conocer consecuencias de determinadas acciones o comportamientos.

Las casitas de muñecas, los coches, las cocinitas, las muñecas, los disfraces… Son algunos de los juguetes que contribuyen al juego simbólico, pero también puede ser todo aquello que ayude a tu peque a crear una historia, como un palo o una cuchara.

Este tipo de juego, se expresa de manera particular en cada niño según sus preferencias. Nunca nos encontraremos a dos niños que jueguen exactamente igual, porque no a todos los niños les gusta jugar a lo mismo.

Y un disfraz es ¡para todo eso! ¡Y para mucho más!

El juego simbólico es genial para cohesionar la familia, para jugar todos juntos, divertirnos y conocernos o para introducir a un niño tímido en un grupo, ya que ayuda al desarrollo del liderazgo y la integración.

Además a través de él, puedes conocer mejor a tu peque, ya que cuando los niños son pequeños aún no saben expresas sus emociones con palabras pero si pueden representarlas con juegos como este.  Serán capaces de mostraros cosas que con 2 añitos no somos capaces de contar…

Disfrazarse tiene beneficios todos los días además de dar alas a la increíble e inagotable imaginación de tu peque. ¡Así que ni lo pienses!  ¡Disfrazaros juntos y poneros a jugar! Conectaréis mejor, os conoceréis un poquito más, provocaréis risas y buen humor, cambiareis los roles, aumentara vuestra creatividad y complicidad y generareis recuerdos que recordareis siempre.

Productos relacionados

Articulos relacionados