¿Qué necesitamos?

  • cartón negro resistente
  • cartulinas efecto espejo para las ventanas de los rascacielos
  • cartulinas de purpurina para hacer onomatopeyas
  • palos de brocheta
  • cúter, tijeras y lápiz
  • trocitos de bizcocho, galletas, gominolas ¡y todos los dulces que elija el cumpleañero!

Elaboración

Cortamos la silueta de un conjunto de edificios en el cartón negro. Hacemos ventanitas de cartulina efecto espejo y las pegamos. Quedará muy bien si cada edificio lleva unas ventanas distintas.

A continuación le pegaremos en la parte de abajo otro rectángulo de cartón negro de la misma medida. Este será el “suelo” y lo decoramos con figuras de colores. Encima colocaremos montoncitos de los dulces preferidos de los peques.

Para terminar de decorar, cortamos en las cartulinas formas (estrelladas, con forma de nube, la inicial del cumpleañero…), pegándolas entre sí y escribiendo alguna onomatopeya. Les pegamos por detrás un palillo de brocheta para poder clavarla donde más nos guste. Le darán el toque final a esta merienda y os podrán ayudar los peques a hacerlas.