¿Por qué ahora ser abuelo es diferente?

¿Son los abuelos de ahora diferentes a los de antes?

Dadas las características especiales de los abuelos (más pacientes, más tolerantes, con más tiempo, más comprensivos) éstos se pueden convertir en verdaderos mentores para desarrollar la inteligencia emocional de sus nietos.

No hay mejor referencia emocional para un niño que la figura del abuelo y, a la inversa, los nietos pueden hacer que la vida de sus abuelos sea mucho más emocionante.

La forma de relacionarse abuelos y nietos ha cambiado sustancialmente.  Atrás queda la figura de los abuelos como personas que transmitían valores y experiencias, que consentían a sus nietos, que les daban caprichos e intercedían por ellos ante sus padres.

No es que ahora no lo hagan, claro que sí, pero hay una cosa que les diferencia, y es que los abuelos de hoy en día están mucho más cerca y más involucrados en la educación de sus nietos. Y claro, la situación es distinta.

Debido a la crisis económica que se instaló en España ya hace 8 años, las niñeras han sido sustituidas por los abuelos, que son los que poco a poco están asumiendo en gran parte la responsabilidad en el cuidado y educación de sus nietos.

Esto quiere decir que su papel se está viendo cada vez más reforzado y empiezan a ser un elemento clave en la estructura familiar. Tanto es así que, sin la implicación de los abuelos en el cuidado de los nietos, el país se paralizaría. Sí, sí. Se paralizaría.

La cuestión es si los abuelos tienen las mismas obligaciones que los padres a la hora de educar, o dicho de otra manera, ¿hasta dónde llega su responsabilidad? Parece obvio que la responsabilidad de marcar las pautas y normas de educación de los niños recae en los padres, y los abuelos deberían respetar las reglas impuestas por los progenitores.

Sin embargo, los padres no van a poner límites si de lo que se trata es de contribuir a la educación emocional de los nietos. Es más, lo agradecerán. Así que, personalmente, me parece que los abuelos pueden adoptar un papel decisivo en la vida de sus nietos, acompañándoles en el camino hacia su felicidad. ¡Todo un reto!

Blanca Fernández-Galiano, coaching profesional

Si te ha gustado nuestro post, no olvides compartirlo en tus redes sociales 🙂