Abuelos, es el momento de recuperar el alma de niño

Queremos que los abuelos y los nietos pasen una Navidad increíble y por eso hemos llamado al equipo de Great Moments para que nos de algunas ideas.

Los niños no mienten en sus afectos, son transparentes. Pero tampoco se equivocan de emociones. Cuando sienten alegría es más verdad que verdad, y eso se nota.

Si quieres ver sonreír a un niño, esta Navidad sácale al atardecer en un paseo en coche por las calles iluminadas y comprobarás, además, cómo se le iluminan los ojos, efecto o no lumínico. Bromas aparte, podrás ver en su mirada el reflejo de las estrellas, de los árboles, de aquello que haya servido para colgar de las guirnaldas urbanas. Y con ello la ilusión en sus ojos, reflejo de su pensamiento.

Por eso, en Great Moments además de ofrecer planes en familia para que los nietos disfruten de la Navidad de la mano de sus abuelos, reforzamos esa idea de que los abuelos recuperen de alguna manera la mirada bondadosa, risueña, ilusionada e ilusionante del niño, que es una manera también de recuperar la mejor versión de nosotros mismos, aquella de la infancia, en la que comenzamos a forjar personalidad y sueños.

Está muy bien dar la idea de llevar a nuestros nietos a uno de los múltiples estrenos cinematográficos que se producen todos los años por estas fechas. Pero  no es menos importante tener la capacidad de calzarse unas botas de agua y pasear por la ciudad, incluso metiéndose en los charcos, si ello es necesario.

Y, queridos abuelos, es también el momento de aprovechar vacaciones y la posibilidad de pasar con ellos más tiempo para trabajar con ellos, siempre jugando, siempre divirtiéndose, todos esos valores que no van a entrarles en la cabeza con una lección de filosofía, sino con las acciones que les propongamos.

Este verano, por ejemplo, lanzábamos el juego del “cacahuete solidario”. Proponemos retomarlo. Se trata de poner alrededor del fruto seco un papelito con el nombre de cada miembro de la familia, sujeto con una goma. Se pasa en un recipiente lleno con los cacahuetes de manera que cada miembro elige uno (sí, algo así como el amigo invisible). ¿Para qué? No para hacer un regalo, sino para hacer un gran regalo y no precisamente material.

Porque a quien “te toque” tienes que hacerle un favor, el que te pida. No valen cosas complicadas, se trata de inculcarles que hagan por y para otros esos pequeños detalles que hacen la vida más bella y más fácil.

Es una bonita manera de que los abuelos y los nietos comencemos los días navideños, es más, de anticiparlos. Podéis hacerlo durante alguna de las jornadas festivas de la segunda semana de diciembre, que seguro que más de una de ellas estaréis todos juntos.

Se trata de pasar buenos momentos con vuestro nietos, pero además, como suele decirse, que sean momentos de calidad, en los que incluso nos gustaría recordar que se pueden dejar móviles, tabletas, ordenadores, a un lado, a la espera de algo interesante para ver o comunicar, mientras se hacen otras actividades para las que no se necesitan cables, ni cargadores, más allá de los cables del corazón y los cargadores del amor…, también algo de imaginación y manos; por ejemplo, se les puede meter en la cocina para hacer dulces que incluso se pueden colgar en el árbol.

Parece que lo que contamos es una película de Disney. Tomadlo como queráis , incluso como una película, pero es real como la vida misma que esos momentos pasados con los nietos son instantes de felicidad para unos y otros, porque los pequeños son el gran amor, pero para ellos, abuelos y abuelas forman parte de su descubrimiento del amor.

Pasear con los nietos, metiéndose en los charcos

Reír y brillar como reflejo de las luces de la ciudad

Hacer galletas de jengibre

Poner el árbol de Navidad

Jugar a los juegos de siempre (bendito dominó)

Escribir la carta a Papá Noël y/o a los Reyes Magos

Contar a los nietos las historias de la familia

Hacer un resumen de lo que ha sido el año para los pequeños y los mayores

Todas ellas son ideas que van a unirnos a los nietos desde el inicio de sus días y para toda la vida.

Palabra del equipo de Great Moments

Si te gustado nuestro post, no olvides compartirlo en tus redes sociales 🙂