El mejor juguete ecológico a tu alcance

¡El futuro ya está aquí! Pasa una estupenda tarde en familia montando este genial robot ecológico movido por energía solar, limpia e inagotable.

Para montar este “bichito”, como le llama mi hija, elige un par de horas que puedas estar sin preocupaciones y te puedas dedicar única y exclusivamente a su montaje.

Dicho esto, te voy a dar un par de indicaciones para que el montaje de este juguete ecológico sea más sencillo ya que las instrucciones son quizás demasiado esquemáticas y seguro que agradeces.

Lo primero que te dice el manual de instrucciones que tienes que hacer es separar las piezas cortándolas con un pequeño alicate: antes de cortarlas coge las bolsitas que salen y ponle a cada una etiqueta de las que vienen dentro. Todo esto lo puede hacer tu peque fácilmente. De esta forma cuando acabéis tendréis las piezas ordenadas para encontrar las que os haga falta.

Juguetes ecológicos      Eco juguetes

Fijaros que cada uno de los cuatro soportes tiene una letra y cada tipo de pieza va numerada. Así, deberéis ir cogiendo bolsa por bolsa y cortando las que van impresas en cada etiqueta hasta que se rellenen todas las bolsas.

Habrá unas cuantas piezas que no cortéis, no pasa nada: son las que tendrás que usar tú para montar el cuerpo-motor de tu robot ecológico.

Mientras tú montas el motor (P.4) tu peque puede ir poniendo las pegatinas a las piezas que llevan.  Si te organizas al principio será más fácil que puedas seguir los esquemas de las instrucciones y podrás montar el robot como más os guste.

Juguetes ecológicos Imaginarium Eco juguetes Imaginarium

La verdad es que no es fácil, pero también te digo que en mi caso hacía mucho tiempo que no pasaba dos horas tan gratificantes compartidas con mi hija.

Además de montar un juguete asombroso y divertido para todos y activar tu mente, fue un momento de risas, de trabajar en equipo, de compartir confidencias, de unir aún más si cabe nuestro lazo. Una tarde perfecta.

Si te ha gustado nuestro post no dudes en compartirlo en tus redes sociales 🙂

Silvia Fron, pedagoga de Imaginarium.