Celebra el Amigo Secreto de una manera muy original

Amigo Secreto: búsqueda del tesoro
Convierte el Amigo Secreto en un divertidísimo juego de pistas y pruebas con los niños.

Este año lo vamos a pasar genial, vamos a convertir el Amigo Secreto en una especie de juego de Búsqueda del tesoro con pruebas y pistas en el que todos podemos participar en casa. ¿Dónde estará el regalo?

Solo os damos 3 consejos:

  1. Un regalo por persona o niño.
  2. Que se pueda esconder fácilmente.
  3. Que sirva para jugar.

Para hacerlo más emocionante esconderemos los regalos para que los niños descubran dónde están con un poquito de esfuerzo, siguiendo pistas sencillas que aparecerán por sorpresa, solo si superan alguna pequeña prueba divertida.

Es como una gymkana pero dentro de casa, por todas las habitaciones, la terraza, la cocina o, el jardín. Podemos prepararlo para un día especial, extenderlo a lo largo de una semana o, incluso del mes, por ejemplo, podemos celebrar ¡la semana del Amigo Secreto!

En realidad, no es necesario mucho espacio, se puede hacer incluso en una sola habitación, porque lo más importante es preparar y adaptar bien las pistas y pruebas para los niños.

Si los peques aún no saben leer, nosotros les leeremos las pistas y las pruebas. Por ejemplo, podemos escribir las pistas en papeles de colores (uno de cada color cuando hay más de un niño o los niños son hermanos) y colocarlos en lugares especiales para ellos o dónde los vean fácilmente:

  • En la caja de juguetes.
  • Detrás de su cojín o de su peluche preferido.
  • En el asiento de su silla.
  • Sobre su almohada.
  • En el espejo del baño.

Las pistas pueden incluir indicaciones más o menos sencillas, adaptadas a su edad. Por ejemplo, si son sencillas podemos escribir: “El tesoro no está en el fondo del mar, estará… dónde vemos la televisión” o, “Si quiero galletas… ¿qué armario abro?”.

Cuando los niños encuentren una pista, tendrán que superar una prueba, y una vez superada les dejemos la siguiente pista que encontrarán por sorpresa. Podéis inventar las pruebas que queráis, aquí os proponemos varias que les gustan mucho porque son muy divertidas:

  • Cantar y bailar una canción con coreografía.
  • Resolver un acertijo, una adivinanza o un trabalenguas.
  • Contar un chiste.
  • Saltar a la pata coja hasta un lugar.
  • Imitar el sonido y los gestos de un animal.
  • Reconocer algo con los ojos vendados.

Este juego también se puede utilizar para enseñar a los niños a realizar pequeñas tareas, como refuerzo positivo mediante las pruebas. Por ejemplo, para que aparezca la siguiente pista, la prueba a superar puede ser ordenar la habitación, lavarse los dientes… Es solo una idea.

Lo mejor es hacerlo divertido y participar todos, que los niños (si son mayorcitos) nos pongan pruebas a nosotros y que juguemos juntos. Celebrando así el Amigo Secreto lo llenamos de risas y de sorpresas y lo hacemos mucho más memorable. ¿Os gusta la idea?