Vamos a empezar con la versión calabaza.

¿Qué necesitamos? Hilo de lana naranja, cola blanca, cartulina negra y tijeras.

En primer lugar tenemos que hacer un pompón naranja, pincha aquí para ver nuestro tutorial de cómo hacer pompones de lana. Si vuestro hijo es muy pequeño este paso lo podéis hacer los papis. Como podéis ver en el tutorial, sólo hay que enrollar la lana alrededor de la palma de la mano, sacarla, atarle un hilo justo en el centro, cortar los extremos e ir “despeinando” y repasando con la tijera para darle forma al pompón.

Por último sólo tenemos que recortar en cartulina negra los ojos, la nariz y la boca de la calabaza.

¿Fácil verdad?

También os proponemos un pompón con forma de murciélago.

¿Qué necesitamos? hilo de lana negro, cola blanca, cartulina negra, cartulina blanca y dos ojitos de plástico o bolitas blancas.

El primer paso es el mismo, hacer un pompón con lana negra.

Después, haremos las alas con cartulina negra y se las pegaremos.

También le pegaremos los ojitos, nosotros los hemos hecho con dos bolitas blancas a las que hemos pintado un punto negro y unas venas rojas (para que dé mas miedo).

Y por último recortaremos y pegaremos dos triángulos de cartulina blanca a modo de colmillos.

Y ¡listo! ¿a que son graciosos estos murciélagos?

¡Esperamos que os hayan gustado estas manualidades de Halloween!