Los disfraces caseros son baratos y además tienen un valor añadido: el cariño con el que está hecho. Seguro que a tu peque le hace ilusión ayudarte a hacer esta mochila cohete.

¿Qué necesitamos?

  • dos botellas de plástico grandes
  • pintura en spray color plata o bronce
  • papel de seda y de celofán en color amarillo, naranja y rojo
  • trapillo para atar la mochila (de un color similar al que pintemos las botellas)

¿Cómo lo hacemos?

Empezaremos a hacer nuestro disfraz casero pintando con spray las dos botellas hasta que queden cubiertas. Para no mancharnos podemos taparnos con una bolsa de plástico la mano con la que sujetamos las botellas.

Las dejamos secar boca abajo durante 10 minutos, hasta que no nos manchemos al tocarlas.

A continuación cogemos hojas de papel de seda y celofán, las estiramos y las arrugamos como si fueran llamas de fuego.

Juntamos unas cuantas hojas (lo ideal es combinar amarillo, naranja y rojo) y metemos un extremo en una botella, hasta que quede nuestro fuego bien sujeto y con el efecto deseado. Luego repetimos lo mismo con la otra botella.

Para acabar, juntamos las dos botellas con un poco de trapillo. Y con el mismo trapillo lo sujetamos al niño, a modo de mochila.

Y ¡listo! ya tenemos nuestro disfraz de carnaval casero.