Recuperar el alma de niño

cocina-con-Imaginarium
Los niños no mienten en sus afectos. Son transparentes Pero tampoco se equivocan de emociones. Cuando sienten alegría es más verdad que verdad, y eso se nota. Si quieres ver sonreír a un niño, sácale al atardecer en un paseo en coche por las calles iluminadas y comprobarás, además, cómo se le iluminan los ojos, efecto o no lumínico. Bromas aparte, podrás ver en su mirada el reflejo de las estrellas, de los árboles, de aquello que haya servido para colgar de las guirnaldas urbanas. Y con ello la ilusión en sus ojos, reflejo de su pensamiento.

Smart Ball, un juguete perfecto para los futboleros

Smart ball de Imaginarium
Cada niño es un mundo, cada uno con sus gustos y preferencias, si tu peque es un apasionado del balón, que sólo piensa en el fútbol tengo mucho que contarte. Hemos tenido la suerte de probar el mejor set para futboleros de Imaginarium: porterías plegables, estupendos balones y hasta guantes de portero, ideales para poder empezar la temporada. Pero el juguete estrella ha sido la Smart Ball, un balón con el que poder perfeccionar la técnica del toque, el control del balón y con el que los niños pueden disfrutar a lo grande, tanto solos como en compañía.

Jugando al aire libre con Beep-Beep

Cochecitos Beep-beep de Imaginarium
Que los niños tienen que jugar al aire libre es algo que los adultos olvidamos de vez en cuando. El cansancio, las prisas, el trabajo... Hace que muchas veces las jornadas nos resulten tan agotadoras que cuando llega la tarde lo que más nos apetece es estar en casa ¡y más ahora en invierno!

Halloween, también para los abuelos

niño-halloween
Hasta que tus hijos te dieron la sorpresa de que seríais abuelos no te habías dado cuenta de que había una verdura que servía para algo más que para hacer crema. Seguro que hasta entonces no supiste que la calabaza tenía otras utilidades, aunque puede, por cierto, que la crema de “ídem” no sea la preferida de los niños.

¿Conoces a Amanda y su casita de madera?

Maison
Mi madre siempre cuenta que cuando era pequeña mi abuelo le hizo una casa de muñecas con luces y una lavadora que funcionaba y todo dándole a una manivela. Cuenta que estuvo encerrado semanas en un cuarto construyéndola con sus propias manos, sin dejar que nadie entrara y que cuando se la regaló alucinaba. Han pasado muchos años desde entonces, pero cuando mis hijas vieron la casa de Amanda sus ojos se abrieron como platos igualmente.

¿Quién dijo que jugar a las cocinitas estaba pasado de moda?

shopping-basket-Imaginarium
Recuerdo cómo, cuando era pequeña, heredé una cocinita de juguete de mi hermano mayor. Era muy rústica, de madera, y con pocos accesorios (probablemente tendría más en origen, pero con el paso de los años se habían ido perdiendo). En mi vida había sido más feliz que jugando con ella durante horas y horas a preparar mis propias recetas, imitando fielmente los platos que veía preparar a mi madre.

Risas aseguradas con Activity Spin Tower!

sus-primeros-retos
Activity Spin Tower parece un encajable normal, pero antes de dárselo a tu hijo te recomiendo que pongas el móvil en modo cámara para inmortalizar su cara con la bajada de la primera rueda. La velocidad de bajada es tal y sus colores tan brillantes que su sorpresa es mayúscula; al instante su entusiasmo le supera rompiendo en carcajadas de alegría.

Mucho más que un tren de madera

tren sensorial
Cuando entra en casa un juguete de este estilo, a pesar de la ilusión que les hace, nuestra pregunta es… ¿dónde lo meto? En este caso te recomiendo una manualidad muy sencilla que puedes hacer con los más peques de la casa y puede servir de complemento del tren y de caja para recogerlo más tarde.

Juguetes ecológicos: 14×1 Eco-robot

66886_D101_Wheel-bot
Para montar este “bichito”, como le llama mi hija, elige un par de horas que puedas estar sin preocupaciones y te puedas dedicar única y exclusivamente a su montaje.

Abuelos primerizos

abuelito
Aún te acuerdas, y se te pone un nudo en la garganta. Casi fue una declaración de amor: vas a ser abuela. Te lo contó, como hacía de pequeño, cuando tenía algo muy importante que comunicarte: al oído, en voz muy bajita. Luego os reunió al futuro abuelo y a ti e hizo la ceremonia completa, brindis incluido, y con la futura madre, claro, que solo se mojó los labios. Desde aquel momento, podrías haber escrito un libro con todo lo que te ha pasado por la cabeza. Miedos. Esperanzas. Inquietudes. Certidumbres. Memorias de lo que fue tu embarazo. Con el abuelo habéis preparado en vuestra casa un lugar especial para el futuro miembro de la familia, dispuesto a destronar a todos los príncipes ya existentes, incluso antes de nacer. Habéis ido haciendo acopio de pequeñas y grandes cosas para el bebé, porque queréis disfrutarlo, vosotros también.