Emily y su silla de ruedas

Juguetes igualdad
Emily nos enseña que ser diferentes nos hace únicos.

¿Mamá, por qué esta muñeca va sentada en esa silla? Me preguntó mi hijo de 4 años sosteniendo a Emily en su mano.

Yo me quedé mirándole sorprendida de que aún no me hubiera parado a enseñarle que hay personas con discapacidad que no pueden andar, así como otras no pueden hablar o simplemente no son igual que él.

Decidí que ya era hora de que empezara a comprender que la vida a veces nos lleva por caminos que no podemos elegir.

“Emily va en esa silla porque no puede caminar. Seguramente ha sufrido algún accidente que hace que sus piernas no funcionen o quizá nació así. Igual que tú llevas gafas porque no puedes ver sin ellas, ella no puede moverse si no lo hace con su silla de ruedas” le dije.

Se quedó pensando un simple segundo y me dijo: no pasa nada mamá, – para él nunca pasa nada porque tiene la habilidad a su corta edad de quitar importancia a las cosas y encontrar siempre una solución-, seguro que sus amigos pueden empujar la silla para ir al parque. ¿La compramos?

Y así de natural comprendió que somos diferentes y que siempre hay algo que podemos hacer por los demás. Y yo me di cuenta de que cuando somos pequeños asumimos mucho mejor las diferencias que cuando crecemos y que, en esto, nuestros hijos tienen mucho que enseñarnos.

Posted by Mamá Imaginarium

¿Qué te parece nuestra muñeca Emily? Déjanos tu comentario 🙂