Juegos creativos para niños

¿No conocéis Pompy-pompy? Consiste en una serie de bolitas de colores que se unen entre sí para formar todo tipo de formas, verás como una vez lo prueben no pueden dejar de crear.

Vivimos en un momento en el que las tablets y ordenadores han sustituido los juegos de toda la vida, aquellos en los que teníamos que pensar, crear y en los que nosotros mismos éramos los protagonistas.

Para evitar que los más peques de casa establezcan como su momento más divertido aquel que sucede delante de una pantalla, traemos una solución que nos encanta.

Se trata del juego de construcción de piezas Pompy-Pompy. Consiste en un juguete formado por 120 piezas de plástico con las que nuestros hijos podrán hacer infinitas obras de arte.

He tenido la suerte de probarlo personalmente  con mi niño, tiene 5 añitos y se quedó totalmente enamorado del juguete, de hecho, no puedo expresar la emoción que mostraban sus ojos con cada figurita que se le ocurría hacer 🙂

Las piezas son de diferentes colores y se pegan unas con otras de forma que pueden hacer sus propias construcciones, creando desde  animales, casitas o coches, hasta elementos que todavía no están inventados 😉 Yo tuve que hacer bastante uso de mi imaginación para entender lo que mi peque hacía, pero disfruté igual o más que él por verle tan entretenido y feliz.

El juguete incluye, además, 36 accesorios con forma de ojos, boca, nariz o manitas para que los enanos puedan poner el broche final a su súper creación.

Es un juguete con el que desarrollan su creatividad, imaginación e inteligencia y con el que nosotros les veremos jugar durante horas sin que levanten la mirada. Además, podemos unirnos a ellos en el juego para echarles una mano y que intenten imitar las formas que conseguimos hacer los más mayores. Es perfecto para que los niños se diviertan en casa.

El juego está pensado para niños mayores de cuatro años ya que es el momento en que nuestros hijos comienzan a desarrollar la imaginación y qué mejor que Pompy-Pompy para dejar que lo hagan de una manera fácil y divertidísima. Además, no pesa nada por lo que nos lo podemos llevar a cualquier viaje o plan fuera de casa para que estén entretenidos.

No hay nada mejor que ver como nuestros niños se divierten mientras hacen algo que les va a venir fenomenal para desenchufarse de las pantallas y empezar a desarrollar su creatividad ¿verdad?

¡Nos vamos a quedar sorprendidos de lo que es capaz de crear un niño tan pequeño y de lo que pasa por su cabecita!

Si te ha gustado este original juguete, no dudes en compartirlo en tus redes sociales para que entre todos consigamos que nuestros niños vuelvan a jugar de verdad 😉

K U B A L U  M A D R I D _ Organización de eventos