Mucho más que un tren de madera

tren sensorial
Cuando entra en casa un juguete de este estilo, a pesar de la ilusión que les hace, nuestra pregunta es… ¿dónde lo meto? En este caso te recomiendo una manualidad muy sencilla que puedes hacer con los más peques de la casa y puede servir de complemento del tren y de caja para recogerlo más tarde.

Coge una caja de zapatos cualquiera, pero asegúrate de que cabe en ella todas las piezas del tren; desmonta uno de los lados largos de tal forma que puedas volver a montar la caja completamente.

FOTO-2

Forra la caja y la tapa de un papel que quieras (yo lo he hecho con uno que combina con la decoración del dormitorio). Para que te dure más y puedas usar el interior como zona de juego, forra únicamente el exterior de la caja. Para ello yo he usado cinta adhesiva de doble cara. Ponla en los cantos y ve haciendo el papel a medida. Cuando lo tengas, pégalo con mucho cuidado.

FOTO-7 FOTO-9

Ahora pídele ayuda a tu peque y si tiene hermanos también, así les implicas en el juego. Primero pintaremos el interior de la caja y de la tapa como más os guste.

FOTO-10

Por último, haced diferentes dibujos de paisajes: un zoo, un parque, una extensión de la vía…hazlo en un papel que se adapte a las medidas de la caja y tendrás diferentes plantillas para hacer diferentes paisajes y con ello diferentes juegos con los peques. Yo las he plastificado para que me duren más.

FOTO-12 FOTO-14

Puedes jugar con la vía como nosotros para hacer el recorrido del tren diferente.

tren de madera

Y lo mejor: cuando acabéis de jugar monta la caja, mete todo dentro y ¡todo recogido!

FOTO-19

Silvia Fron, pedagoga de Imaginarium.

  comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *