Juegos para tu bebé de 4 a 6 meses

bebé-risa
Alrededor de los cuatro meses los ojos del bebé están lo suficientemente desarrollados como para percibir el color. Por este motivo los niños demuestran gran interés por los objetos abriendo ante ellos un mundo nuevo donde es interesante investigar. Sus manos van siendo más precisas, son sus herramientas de investigación, mediante la manipulación, podrá identificar los objetos. Cada vez pasará más tiempo jugando con sus manos. El bebé comprende y discrimina entre objetos a través de los juegos con las manos. Por otro lado cada vez se mantiene por más tiempo boca abajo. Continúa colocándolo por momentos para fomentar que se de la vuelta solito y que comience a desplazarse. Ver, tocar, sentir, es la inteligencia sensoriomotora tan importante a tener en cuenta en esta etapa.

¡VAYA FUTBOLISTA!

¿Qué necesitamos? Un piano o juego que suene al golpearlo como First Piano Bbfitness.

Sujeta el piano cuna a los pies de la cuna para que tu peque pueda golpearlo con los pies de una forma sencilla. Al principio solo lo hará sonar por casualidad pero poco a poco lo irá haciendo voluntariamente. El sonido del juguete al golpearlo le animará a patalear cada vez con más fuerza, descubriendo que a una acción suya le sigue una consecuencia. ¡Es un gran descubrimiento!

OIGO, VEO Y ME MUEVO

¿Qué necesitamos? Un gimnasio para bebés con música, luz y actividades como Baby Fitness Multi-play.

Coloca al bebé boca arriba bajo el gimnasio y ponlo en marcha para que escuche la música. Mueve los colgantes del gimnasio para que los siga con la vista y los intente agarrar con sus manos. Con este juego estarás estimulando varios de sus sentidos a la vez y verás cómo disfruta un montón. Déjale que coja uno de los juguetitos que cuelgan para que pueda pasarlo de una mano a otra fomentando la coordinación ojo-mano. Recuerda colocarlo boca abajo varias veces al día. Despega los colgantes del juguete y muéstraselos para que, estando boca abajo, levante sus manitas despegándolas del suelo con la intención de coger el objeto.

AHORA AQUÍ, AHORA ALLÁ

¿Qué necesitamos? Un sonajero ligero de fácil agarre como Babymusic bell.

Coloca al bebé boca abajo y ofrécele el sonajero para que lo coja con una de sus manitas. Al principio no sabrá para qué sirve, pero llegará un momento que lo hará sonar por casualidad, lo que le llevará a hacerlo voluntariamente descubriendo que a un acto suyo le sigue una consecuencia. Ofréceselo primero en una manita y luego en la otra así irá despegando las manos del suelo para más adelante poder desplazarse.

¡VAMOS A BAILAR!

¿Qué necesitamos? Una buena melodía con mucho ritmo como cualquiera del disco “¡Cruza la puerta pequeña!”

A los bebés les encanta la música y si además eres tú quien baila con ellos mucho mejor. Pon una melodía con mucho ritmo y que invite a bailar, coge a tu bebé en brazos y baila con él moviéndote de un lado a otro y girándote suavemente de vez en cuando. De esta manera, además de pasárselo genial, fomentará el equilibrio al tener su cuerpo en movimiento e intentará mantener su cabeza erguida en la dirección del baile que le vayas marcando. Si este juego se realiza en familia será una muy buena forma de estrechar los vínculos afectivos entre todos.

PREGATEO

¿Qué necesitamos? Un juguete que ruede y haga ruido como Air-rolly.

Este juguete es fantástico para fomentar el gateo. La etapa del gateo es muy importante ya que, gatear, fomenta el desarrollo global del niño. En el momento del gateo los dos hemisferios cerebrales comienzan a intercomunicarse, y lo mismo sucede con las áreas especialmente dedicadas a la visión, además ante la posibilidad de desplazarse por sí mismo, se abre ante el bebé todo un mundo por descubrir y la posibilidad de dirigirse al lugar que desee para investigar, algo que le gusta especialmente en esta etapa. Coloca al bebé con su tripita sobre el rulo y balancéalo muy suavemente hacia delante y hacia atrás.

VEO-VEO

¿Qué necesitamos? Un juguete que contenga un espejo irrompible como Melody veo-veo.

Coloca al bebé delante de ti con su espalda en tu pecho y pon el juguete frente a él de forma que pueda mirarse en el espejo y también pueda verte a ti reflejado. Hazle muecas, sonríele, mueve tu mano de un lado a otro y háblale mientras ve la imagen en el espejo. El bebé primero mostrará sorpresa y luego aprenderá a comunicarse contigo con su mirada a través del espejo.

  comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *