Juegos para tu bebé de 13 a 15 meses

juegos-de-13-a-15-meses
¡Ha llegado la etapa de la independencia! Si no lo ha hecho ya, en este trimestre es muy probable que tu peque comience a dar sus primeros pasos solito. La habilidad manual también se ha desarrollado mucho y le encantará encajar objetos, apilarlos, derribarlos…incluso comenzará a hacer sus primeros garabatos. La comunicación contigo es más amplia y cada vez se hace entender mejor aunque sea solo pronunciando alguna sílaba. Ya no reclama tanta atención como antes y puede pasar algunos ratos jugando solo.

¡TODO ABAJO!

¿Qué necesitamos?  Un juego de construcción de piezas muy grandes como Natural Cuboland.

Colócate en el suelo junto a tu bebé y comienza a apilar las piezas unas encima de otras para que él te imite. Puede que le cueste un poco hacerlo, pero lo que seguro que le encantará es derribarlas, y para eso cuanto más alta sea la torre mejor ¡se echará unas buenas risotadas!

¡Importante! Deja que derribe la torre cuantas veces desee.

CADA COSA POR SU NOMBRE

¿Qué necesitamos? Un libro para bebés con dibujos para poder nombrar y señalar con el dedo como Soft book Kiconico.

Leer un cuento es algo que podemos hacer a todas las edades porque estrecha los lazos con el bebé y además le ayudamos a desarrollar el lenguaje. Elige un libro con dibujos grandotes que puedas ir nombrando. Id pasando las páginas y tú ve diciéndole qué hay en cada página con palabras sencillas, refiriéndote al color y la actividad que representa, pero envolviéndolo en una pequeña y sencilla historia. Así poco a poco irá reconociendo los objetos e intentará nombrarlos. Acompañar la lectura con comentarios divertidos fomentará las ganas de continuar compartiendo los libros contigo.

DEDITOS HÁBILES

¿Qué necesitamos? Un encajable sencillo con formas geométricas básicas como Natural Puzzle Animal-sound.

Siéntate junto a tu bebé y coloca todas las piezas en el suelo dejando la base del encajable vacía. Ve enseñándole al bebé cada una de las formas y llamándolas por su nombre: “Este es el cuadrado y lo metemos aquí” o “el triángulo es amarillo y encaja en este lado, ¿ves?”. El bebé tratará de imitarte aunque al principio él decidirá donde encaja cada forma. No te preocupes ni le dirijas, él mediante el ensayo-error aprenderá que cada pieza encaja en un solo sitio. Festeja el logro cuando consiga introducirlo en el sitio correcto.

Los puzles son recomendables para que el niño reconozca las formas, ejercite su coordinación visomanual, además de conseguir que el pequeño se divierta con un juego de concentración fomentando la atención sostenida. Ofrece al niño el puzle sin desmontarlo. Deja que retire una pieza y la vuelva a colocar así todas una por una. Cuando lo domina puede desmontarlo entero para volver a colocar cada una de las piezas en su lugar.

PASITO A PASITO LLEGO A MI DESTINO

¿Qué necesitamos? Un andador estable y seguro como Natural Diver Pasitos.

Ahora que el bebé empieza a dar los primeros pasos es fundamental que se sienta seguro para que tenga confianza y pueda hacerlo solo. Ponle las manos en el manillar del andador y muéstrale como empujarlo. El bebé verá que puede llegar solito donde él quiere sin temor a caerse. Se lo pasará genial explorándolo todo.

DE MIL COLORES

¿Qué necesitamos? Pinturas de cera para bebés fáciles de agarrar como Kiconico Crayons.

Coge una hoja grande de papel para que el peque haga sus primeros garabatos. Acostúmbrale a garabatear siempre sobre una hoja de papel, dejándole claro que ese es el lugar donde se pinta, ¡no sobre las paredes! Coge una de las ceras y pinta una raya, coge otra y pinta otra de otro color diferente. Después ofrécele la cera al bebé para que lo haga él solito. Puedes colocar la hoja sobre una mesa para pintar o bien pegarla a la pared para que pinte en posición vertical. Si le explicas que ha de pintar dentro del papel, él lo comprenderá perfectamente. Evita dibujar algo concreto, si te animas a dibujar junto a él, realiza garabatos parecidos a los suyos así conseguirás que se anime a pintar junto a ti.

¿DÓNDE ESTOY?

¿Qué necesitamos? Ganas de pasarlo bien.

Jugar al escondite es uno de los juegos que más les gusta. Corre y escóndete detrás del sofá o de cualquier mueble donde tu peque pueda acceder sin peligro y llámalo por su nombre: “Paula, ¿dónde está mamá?”. El bebé, que muy probablemente ya sabe caminar, se agarrará a los muebles o gateará hasta llegar hasta donde él cree que está el origen del sonido. Y cuando te encuentre sal y dile “¡Estoy aquí!” . La sorpresa y la alegría de volver a verte harán que se sienta feliz.

LO HAGO COMO TÚ

¿Qué necesitamos?  Un espejo grande que no pueda romperse.

Poneos los dos delante del espejo y ve señalando con tu dedo cada parte de tu cara: “Esta es la nariz de mamá, ¿dónde tiene Álvaro la suya?”, “Esta es la boca y estas las orejitas”. Al bebé le encanta señalar con su dedito e intentará hacer lo mismo que tú aprendiendo a través de la imitación. También puedes utilizar un pañuelo para tapar el espejo y que al tirar de él aparezcáis reflejados en ello. Es un juego que fascina a los pequeños en esta etapa de crecimiento.

  comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *