Vuelta al cole, vuelta a la rutina.

Comienza el cole y atrás dejamos el verano más diferente de nuestra vida. Pero hay una cosa que no ha cambiado: el desorden en las rutinas del día a día. Y es que en verano todo se descontrola: se levantan tarde, comen más helados que fruta, ven la televisión más de lo que deberían, se duermen más tarde… Os suena, ¿verdad? Tranquilos, vamos a ayudaros para hacer que la vuelta a la rutina sea algo fácil y divertido.

Después de un largo verano (recordemos que los niños llevan en casa desde marzo), los peques han perdido sus rutinas. Ahora, con el inicio del cole, toca volver a ellas pero no es fácil.

Es momento de volver a comer y cenar pronto, la hora del baño a ser posible siempre a la misma hora, acostarse pronto… incluso dejar el pañal, porque aunque recomiendan dejarlo en verano, los niños tienen que estar preparados y maduros para hacerlo y eso puede suceder en cualquier momento del año. Si hacemos esto de forma divertida y sin estrés, los niños volverán a las rutinas sin esfuerzo.

Os damos unos consejos que os serán de mucha ayuda:

  • Establece una rutina con pautas y horarios que vais a seguir: hora de levantarse, desayuno, vestirse, hora de comer, hora de la merienda… Deja siempre algo de margen para cosas inesperadas.
  • Habla con tu peque y explícale esos cambios que vais a hacer para que se sienta implicado. Cuéntale que tendrá que acostarse antes para levantarse descansado por la mañana, que por la tarde tendrá que dedicar un rato a hacer deberes, a qué hora se dará un baño, etc. Si él conoce estos cambios, será más fácil llevarlos a cabo. Una tabla de progresos puede ser de gran ayuda y además le motivará muchísimo.
  • Haced un periodo de adaptación durante los primeros días de la vuelta al cole (o antes si es posible). Muchas de las rutinas a las que hay que volver ya las conoce así que solo hay que recordarlas. Si son nuevas para él, quizá cueste un poco más aprenderlas. Un juego para aprender las horas y las actividades del día a día le ayudarán a recordarlas o aprenderlas.
  • Dejad preparado la noche anterior todo lo necesario para el cole: preparad su ropa juntos, su mochila… así por la mañana no perderéis ni un minuto buscando cosas que no encuentra o metiendo los bolis en el estuche. Si es mayor, ayúdale los primeros días y poco a poco déjale más independencia hasta que sea capaz de hacerlo solo.
  • Dejad hueco para la actividad física: seguro que han estado todo el verano corriendo de aquí para allá, montando en bici y saltando sin parar. Con la vuelta al cole no debemos frenar en seco sino que es bueno que continúen con la actividad física (y si es al aire libre, mejor): id andando al cole, dad un paseo por la tarde después de hacer deberes o dad una vuelta en bici. Os ayudará a todos a despejar la mente.
  • Tranquilidad antes de ir a dormir: desde que empiezan a bañarse hasta que se acuestan, la calma debe reinar en casa. Baña a tu peque mientras habláis de lo que habéis hecho durante el día, prepárale una cena ligera, cenad juntos sin ver la tele, lávate los dientes con él para que vea cómo y cuánto tiempo debe hacerlo, leed juntos un cuento y a dormir. Déjale encendida una luz tenue en su habitación, perfecta para conciliar el sueño.
  • Transmítele positividad: sabemos que volver a la rutina es duro y a todos nos cuesta. Pídele que te cuente qué ha aprendido en el cole ese día, cómo se llaman sus nuevos amiguitos… y transmítele todo tu entusiasmo para que sienta que volver al cole es algo muuuy divertido.

Y vosotros, ¿tenéis algún otro truco para volver a la rutina?