No te olvides de usar pinturas faciales de base acuosa, hipoalergénicas, no tóxicas y lavables para los pequeños, ya que tienen la piel muy sensible.

¿Con cuál de ellos te atreves?

  • La calabaza más escalofriante. Si huyes del toque dulce que puede ser pintar la tradicional calabaza y te atreves con algo más aterrador, esta media calabaza será una gran elección. Pinta la mitad de la cara con un tono naranja de una manera no muy regular. Esta zona será definida por un contorno negro con pequeños trazos que se unen formando picos desiguales. A partir de los conos se pueden añadir unas pequeñas grietas, también en negro. Termina con una forma geométrica alrededor del ojo y una boca que simule estar cosida. ¡Tu peque dará mucho miedo!
  • Drácula. Comenzaremos también con un fondo blanco en todo el rostro; en la parte superior de la frente que roza con el cabello crearemos un triángulo boca abajo hacia la nariz. Se marcan las cejas para hacerlas más exageradas y se da profundidad a los ojos con tonos negros o morados. Los labios se pintan con tonos oscuros, se dibujan unos colmillos en los laterales y, finalmente, se añaden pequeñas manchas rojas alrededor de ellos, simulando sangre. Si se quiere dar un toque más terrorífico al personaje se pueden añadir trazos difuminados de negro bajo los pómulos.
  • Esqueleto. Lo primero es pintar toda la cara de blanco. Dibujar dos círculos imperfectos alrededor de los ojos en negro para dar profundidad. Sobre la boca y los labios dibujar una dentadura o también se puede imitar una boca cosida con pequeños trazos. Para crear más dramatismo se puede pintar de negro la nariz y bajo los pómulos. Si quieres rematar el maquillaje añade unas pequeñas grietas en la frente o en alguna zona que consideres muy vacía.
  • Bruja maligna. Para representar a la tradicional bruja se pinta el fondo del rostro de la niña de verde. Los labios serán en un tono oscuro y puedes pintar una telaraña en un lateral de la cara y, por supuesto, la verruga negra sobre la nariz. Además, para las brujitas más presumidas os dejamos un tutorial con la versión de bruja buena ¡A volar con la escoba!

  • Máscara con telaraña. Alrededor de los ojos se puede crear la sensación de un antifaz con una tela de araña. Lo primero será darle un toque de color difuminado y sobre ello se dibuja la telaraña. También se puede incluir una araña deslizando se sobre una de las mejillas.