Unos días antes de Halloween

Reparte las invitaciones

Como ya sabréis, Halloween se celebra el 31 de octubre -víspera de Todos los Santos- y como al día siguiente es festivo lo podemos celebrar sin problema. Eso sí, a veces según como caiga y dependiendo de los planes de cada uno se puede pasar al fin de semana anterior. Y en cuanto a la hora, quedará genial una merienda-cena, cuando empiece a anochecer.

Si tienes un jardín y el tiempo lo permite quedará muy chulo montar “el jardín de los horrores”, pero dentro de casa también se está muy bien y podemos decorarla de miedo.

Cuando tengas claro a qué monstruitos invitar, personaliza y reparte las invitaciones terroríficas, a juego con las etiquetas para la merienda (descargar). Puedes aprovechar las invitaciones para especificar si hay que ir disfrazado (que siempre hay algún despistado).

Haz tu calabaza de Halloween

Esto de decorar una calabaza es un clásico total y ambientará un montón vuestra fiesta.

Pero si estáis cansados de la típica calabaza-calavera, nosotros os proponemos una idea muy chula: decorarla con forma de casita del terror (ver tutorial).

El día de la fiesta

¿Qué ponemos de merienda?

Nosotros os proponemos dos recetas que dan mucho repelús, una salada y una dulce: dedos de bruja hechos con salchicha y cake-pops de ojos. Son sencillitas, así que te pueden ayudar tus peques a prepararlas antes de la fiesta.

Además, no pueden faltar los dulces más terroríficos, como los de este ataúd de vampiro lleno de chuches o la pizza de Halloween.

Para acabar, poned por la mesa las etiquetas de Halloween que habéis imprimido.

Decoración terrorífica

Para esta ocasión el criterio a la hora de decorar es muy fácil ¡todo lo que dé miedo y asco vale! 🙂

Nosotros lo hicimos en el jardín, montando una candy bar con la merienda y luego una zona reservada para las fotos.

Una forma sencilla de decorar la fiesta es poner unas banderolas y pegatinas.

Este set de criaturas terroríficas es ideal para la ocasión, vienen cucarachas, arañas, pequeños esqueletos… y las puedes poner por toda la mesa.

Y no pueden faltar las telas de araña repartidas por doquier.

Un detalle sencillo para ambientar la mesa es coger un tarro de cristal, meter telaraña, arañitas de plástico y unas cuantas lucecitas de led.

Cuando lleguen los invitados

Pero lo que no puede faltar en Halloween son las criaturas terroríficas, dispuestas a devorarlo todo y a dar muuuchos sustos. Así que es importante que los peques vayan disfrazados: aquí os dejamos un listado con los mejores disfraces para Halloween (pincha aquí).

También podéis pintarles la cara según vayan llegando, pero ¡ojo! no es cuestión de pasar media tarde pintando caras ¡que los mayores también tenemos que disfrutar de la fiesta!, por eso os proponemos 5 ideas fáciles para pintar de forma rápida y sólo necesitarás una paleta de maquillaje de disfraces.