• Un clásico que nunca falla es el disfraz de vampiro, terrorífico y elegante a la par. Seguro que tu hijo se lo pasa genial chupando la sangre a todo el que pille.
  • Lo que sin duda emocionará un montón a los peques es disfrazarse de esqueleto. Les hace muchísima gracia verse a sí mismos “en los huesos”. Aquí tenemos para todos los gustos, con huesos que brillan en la oscuridad, con falda…¡incluso de pirata!
  • Y no pueden faltar los trajes de bruja ni las aterradoras túnicas negras para dar sustos sin parar.
  • Para acabar, nos nos olvidemos de los más chiquitines de la casa, aunque la verdad es que son tan adorables que es difícil que asusten a nadie.

Esperamos que este repaso os haya servido para elegir el disfraz para los peques, o incluso que os haya animado a disfrazaros todos juntos en Halloween.

Todos estos disfraces los podéis encontrar en nuestra web www.imaginarium.es