Pintamos el capazo

Lo primero será elegir un capazo de mimbre y el color de la pintura que queremos. Y a continuación lo vamos pintando con una brocha hasta que cubramos bien toda la parte exterior. También pintaremos la parte interior, pero no es necesario que quede perfecto ya que no se verá apenas.

Cubrimos el asa con un lazo

Para personalizar el asa de nuestro capazo la cubriremos con un lazo que nos guste, preferiblemente del mismo color que hemos pintado el resto. Para pegar el lazo podemos usar cola termofusible u otro pegamento que sirva en este tipo de superficies.

Empezaremos pegando un extremo del lazo en un lado del asa e iremos enrollándolo hasta cubrirla por completo. Y repetimos la misma operación con el otro asa.

Nosotros hemos atado las dos asas con un trocito de lazo, de forma que el capazo quede cerrado para usarlo como decoración, metiendo dentro flores o lo que se nos ocurra.