¿Cómo juega el niño con siete años?

¿Tu peque está a punto de cumplir los siete años? ¿Te preocupa saber cuáles serán sus avances en esta etapa? Te explicamos cómo será su desarrollo a nivel físico, social y cognitivo, además de los juegos y juguetes con los que disfrutará y aprenderá más.

¿CÓMO ES EL NIÑO A ESTA EDAD?

Desarrollo físico y motriz

En esta etapa lo normal es que pierdan cuatro dientes de leche al año, que se van sustituyendo por los permanentes.

Su coordinación es cada vez mejor, especialmente en actividades que usan músculos grandes, como trepar o nadar. Llegados a este punto es muy recomendable que los niños realicen algún deporte de forma habitual ya que ayuda a tener huesos fuertes, a mantener un peso adecuado, mejora la capacidad respiratoria y, en definitiva, hace que tengan un estilo de vida saludable, lo que repercute en su salud física y mental. Pero para que le cojan el gustillo a esto del deporte no es suficiente con apuntarles a mil y una actividades deportivas, es importante que vean como los adultos también practicamos alguna actividad física y que compartamos alguna con ellos.

Por lo demás, su crecimiento seguirá un ritmo estable y sin grandes cambios.

Juguetes para fomentar la deportividad

Desarrollo social y emocional

A los siete añitos el niño desarrolla su empatía y ya es capaz de ponerse en el lugar de los demás y de entender sus emociones, lo que le hará más sensible hacia los sentimientos de otros.

Ya empieza a ser más selectivos con sus amistades, mientras que cuando era más chiquitín jugaba con cualquier niño, ahora ya tendrá su grupito y es probable que ya tenga un mejor amigo.

Sentirse aceptado por el grupo es muy importante para el peque y puede que en ocasiones le veamos disgustado porque se ha peleado con sus amigos o porque no hayan contado con él para alguna de sus aventuras. Para ellos estas cosas son un mundo, pero debemos enseñarles a quitar importancia a este tipo de circunstancias si son aisladas, eso sí, sin menospreciar su sufrimiento ya que si le quitamos demasiada importancia puede sentir que sus padres no entienden sus problemas.

Desarrollo cognitivo

A esta edad le va a encantar explorar, conocer cosas nuevas y la sensación de aventura.

Es un buen momento para descubrir los deportes, adquirir hobbies, probar lo que le gusta y lo que no, hacer actividades organizadas al aire libre…pero se aburre rápidamente, lo que hará que comience muchas cosas y termine muy pocas. Le encanta competir y su habilidad empieza a ser grande en diferentes campos.

Veremos que el peque ya tiene una sólida percepción del tiempo, pudiendo pensar en segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, estaciones y años. Esto hasta ahora le resultaba un poco complejo.

Empieza a mostrar preferencias por un estilo de aprendizaje u otro: en grupo, solo, de forma práctica, con ejemplos…

Además ya puede resolver problemas matemáticos sencillos usando objetos para representarlos.

Los niños a esta edad deben dormir de 11 a 12 horas diarias de media.

Los juegos y juguetes que más le gustan

Le apasionarán los microscopios, telescopios y juegos para sus aventuras como walkie-talkies, linternas o mochilas para las excursiones. En definitiva, quiere descubrir el mundo y resolver todas esas preguntas que se le pasan por la cabeza.

Los equipos deportivos empezarán a llamar su atención y no parará de jugar con pelotas, patines, cometas…

Comprende perfectamente las reglas de los juegos sociales y le gusta muchísimo participar en ellos.

Es probable que ya disfrute leyendo cómics y otro tipo de libros. Y si no se ha lanzado todavía a la lectura por placer debemos ayudarle a encontrar el género que más le guste, eso sí, sin presionarle porque cada niño lleva su ritmo y unos son más lectores que otros.

También le encanta dibujar con rotuladores y todo tipo de pinturas, lo que le permite desatar su creatividad, por ello es importante que tenga siempre a mano sus materiales para dibujar.

Y claro, las pantallas le atraerán mucho y es probable que se queje cuando le limitamos su uso, comparándose con otros niños de su entorno que usan tablets y móviles con mayor frecuencia. Ante esto la mejor opción es proporcionarle alternativas mucho más divertidas, juegos con los que disfrute con todos los sentidos ¡así seguro que se olvida –aunque sea por un ratito- de las pantallas!

Productos relacionados

Articulos relacionados