¿Cómo juega el bebé con un año?

Aquí te contamos cómo es un niño a punto de cumplir su primer año de vida y todo lo que va a aprender durante los próximos meses. Así te resultará un poco más fácil entender cuáles son sus necesidades y los juegos y juguetes que más le gustarán a esta edad, por lo que hacerle un regalo de cumpleaños, será más sencillo.

Tu peque está a punto de cumplir un añito. Si te paras a pensar un segundo cómo ha sido tu vida el último año, seguramente pienses que han pasado muchísimas cosas en muy poco tiempo. De hecho, seguro que ni te acuerdas de cómo era tu vida antes de que tu bebé llegara.

Pues bien, ese bebote está a punto de cumplir su primer añito y aunque los primeros 12 meses han sido tan excitantes como agotadores, ¡a partir de ahora vienen cosas muy divertidas!

¡Ojo! Ten en cuenta que cada niño lleva un ritmo diferente. Unos aprenderán a caminar antes que otros, algunos encajarán las piezas en su sitio antes que otros, pero todos conseguirán superar los hitos que todo niño de un año tiene por delante.

Cómo es el bebé a los 12 meses

Desarrollo físico y motriz

¡Ha llegado la etapa de la independencia! Con 12 meses, tu bebé seguramente ya ha empezado a arrastrarse, a gatear y si no lo ha hecho ya, en los próximos meses es muy probable que se suelte de tu mano y comience a caminar. Esto es así porque sus piernas ya han adquirido la fuerza necesaria para mantenerse de pie y el equilibrio se ha desarrollado lo necesario para dar sus primeros pasos solo. Este es un enorme logro en su desarrollo y hará que la visión que hasta ahora tenía del mundo sea muchísimo más amplia, lo que le llevará a no parar de explorar por sí mismo y a ejercer un mayor control sobre su cuerpo.

La habilidad manual también ha sufrido un gran desarrollo y le encantará encajar objetos, apilarlos, derribarlos…. Sus manos son cada vez más hábiles y es capaz de meter y sacar objetos, encastrar diferentes formas e incluso comenzará a hacer sus primeros garabatos porque ya ha establecido la conexión entre sus manos y el cerebro.

Alrededor de los 18 meses su sistema psicomotriz se habrá desarrollado mucho, ya caminará solo y empezará a correr o a subir escaleras a gatas, aunque su falta de equilibrio hará que se caiga muy a menudo.

Tu bebé será capaz de trepar, de arrodillarse, dar patadas a una pelota, levantarse sin ayuda y hasta puede correr aunque lo haga con los brazos extendidos para mantener mejor el equilibrio. Su desarrollo es tal que hacia el año y medio tu pequeño podrá trepar a una silla, darse la vuelta y sentarse. Su habilidad manual se habrá desarrollado mucho y ¡hasta podrá abrir tapones de rosca! Podrá coger un lápiz y hacer rayas, manejar plastilina y construir una torre de bloques aunque aún con pocas piezas.

Tratará de hacer todo él solo como beber agua de un vaso e incluso manejar la cuchara, aunque su habilidad no está tan desarrollada para conseguirlo. Es una etapa en la que los papás tendréis que tener mucha paciencia debido a la gran insistencia de hacer las cosas por sí mismo.

Desarrollo social y emocional

El apego a mamá, a papá o a la persona que lo cuida es muy grande y sufre si los pierde de vista. Aun así, le encanta estar con otros niños y verás que ya no reclama tanta atención como antes y puede pasar largos ratos jugando solo.

La comunicación contigo será mucho más amplia y cada vez se hará entender mejor aunque sea solo pronunciando alguna sílaba. En esta fase comenzará a balbucear sus primeras palabras: papá, mamá, agua… y a responder sí o no con la cabeza a preguntas sencillas.

Comprenderá frases sencillas y órdenes simples y mostrará su alegría cuando le preguntas algo y es capaz de responder.

Empezará a imitar todas las acciones de los mayores por lo que hará como que habla por teléfono o que da vueltas al café en la taza con una cucharilla.

Al final del primer semestre del año ya comprende muchas de las cosas que le dices y actúa en consecuencia. Puede alcanzarte un juguete si se lo pides o acercarse a ti si le llamas y sabe el significado de “sí” y “no”.  Conoce algunas de las partes del cuerpo y empieza a comprender las secuencias de sus cuentos, una de las cosas que más le gustan en esta etapa.

Durante este año comenzará la fase del negativismo y el bebé tendrá sus primeras rabietas cuando no consigue lo que quiere.

En esta fase, sabrá que es muy importante dentro de la familia y le encantará que esto sea así. Repetirá todo aquello que hace gracia a sus papás o lo que siempre le festejan. También será capaz de percibir los sentimientos de los demás hacia él. Le fascinará la música y bailar.

Desarrollo cognitivo

Durante el primer año las conexiones neuronales se establecen con increíble rapidez y existe un  avance paralelo y correlativo entre el desarrollo manipulativo y el intelectual. Tu peque aprenderá que a una acción suya le sucede una consecuencia y cuando trata de hacer algo lo repetirá una y otra vez hasta conseguirlo.

Tú bebé será capaz de tomar conciencia de sí mismo lo que le llevará a autoafirmarse, que hará que en ocasiones se enfrente contigo o con otros niños. Del mismo modo, tu pequeño necesitará que le guíen por lo que tendrás que mostrar claridad en los límites que no puede pasar. Esto le ayudará también a controlar sus emociones para que le resulte más fácil relacionarse con la gente que le rodea.

En esta etapa será más destructivo que constructivo, pero no te alarmes, simplemente está observando cómo puede actuar sobre los objetos al derribar una torre o arrojar todos sus juguetes fuera.

Sabrá buscar los objetos en el último sitio en los que los vio y le encantará jugar al “escondite”.

Los juegos y juguetes que más le gustan

Los juegos y juguetes que más le gustarán serán aquellos que estimulen las habilidades que están por desarrollar. Por eso, no serán los mismos los que le gusten a los 12 meses que los que le gusten a los 24.

Durante los primeros meses le encantarán los juguetes vistosos y que hagan ruido, las mantitas con diferentes texturas y colores con accesorios para manipular y descubrir nuevos elementos.

Como está comenzando a caminar por sí solo le encantarán los andadores, los arrastres y las norias, que le ayudarán a tener mayor seguridad y a apoyarse en sus incansables caminatas.

Los juegos encajables con diferentes formas y colores le apasionarán y jugará con ellos una y otra vez. Le gusta apilar objetos y hacer torres, aunque lo que más le gusta es derribarlos, porque sabe que puede actuar sobre ellos y esto le produce muchísima alegría.

El agua será otra de sus pasiones y te costará trabajo sacarlo de la bañera. Los juegos para jugar con el agua a la hora del baño siempre serán una opción con la que acertar.

Le gusta estar a tu lado y que le leas cuentos con animales u objetos que pueda identificar. Esto estimulará su lenguaje y reforzará vuestros lazos.

Le encanta ir al parque con el cubo y las palas para jugar con la arena, patear la pelota o pasear con su triciclo. A partir de los 18 meses, estará preparado para pedalear, por lo que éste será uno de sus juguetes favoritos porque le da una gran sensación de libertad y de movimiento.

Y vuestro peque ¿con qué juguete disfruta más?

Pulsa aquí para añadir un texto