La importancia del gateo de tu bebé

Importancia del gateo en mi bebé
Tu bebé se está haciendo mayor y quiere empezar a gatear. Te contamos los beneficios de este gran paso.

Llegó ese gran momento en el que tu bebe quiere empezar a gatear. Esa etapa de revolución en la que empezamos a perder el control sobre ellos, y la locura se instala en nuestra casa.

¡Pero qué gracioso es y lo rápido que va! Y además es buenísimo para su desarrollo posterior, ¿lo sabías?

Seguro que sí, pero por si acaso te recordamos que gatear facilitará la habilidad para aprender a leer y escribir y desarrollará la lateralidad de tu pequeño.

Pero eso no es todo, aquí te contamos todo lo que el gateo hará por tu bebé:

  • Desarrolla el patrón cruzado. Esto hace posible el desplazamiento corporal organizado y el equilibrio del cuerpo. El movimiento adecuado es que tu peque mueva la pierna derecha mientras se adelanta el brazo izquierdo y viceversa. Así, se sincronizan el brazo derecho con el pie izquierdo y viceversa.
  • Mejora de las funciones táctiles. Cuando empiece a gatear empezará a conocer nuevas texturas y sensaciones en la palma de su mano. ¡Esta experiencia tendrá ventajas sobre la motricidad de tu bebe y cuando crezca se notará en la escritura! Debes fijarte que tu bebé apoye todo su peso sobre sus manos, así conocerá la gravedad y aprenderá a controlarla.
  • Favorece la coordinación entre el ojo-mano y ojo-pie. Para que unos meses después camine bien, tienen que coordinar bien los pies con la visión. El gateo también es importante para cuando empiece a leer, porque aprenderán la distancia entre el ojo y un objeto.
  • Tonificación y fortalecimiento de los huesos y los músculos. Esto permitirá que mantenga la columna recta cuando esté preparado para ponerse en pie y caminar.
  • Aumenta su autonomía, orientación, y capacidad de la toma de decisiones.
  • Favorece su conocimiento del entorno. Así, evitará chocarse con los objetos que tenemos por la casa o en los parques.

Bebé gateando

Algunos trucos para favorecer su gateo

  • Si utilizamos alguno de sus juguetes favoritos con luces y sonidos a cierta distancia, estará estimulado para alcanzarlo. Acuérdate de fijarte en que mantenga la posición correcta del gateo.
  • Juego de obstáculos. Diviértete creando un camino con algunos elementos que le pongan un poquito difícil recorrerlo gateando, como cojines, mantas, que un adulto coloque sus piernas entre medias,…
  • Juego del pilla-pilla. ¡Vuelve a tu infancia y que empiecen las famosas persecuciones por la casa!
  • Ponte algo cómodo y enséñale cómo se gatea. Verás lo bien que os lo pasáis juntos.

Y tú, ¿tienes algún otro truco para estimular a tu bebé hacia el gateo? Déjanos un comentario 🙂