¿Qué es la educación sin género?

Educación sin género
La educación sin género es un tema que últimamente está creando mucha controversia entre padres y educadores. En nuestro post te contamos qué es y qué opiniones se están creando alrededor de este tipo de educación.

Nace un bebé en nuestro entorno y ¿qué clase de regalos recibirá? Pues normalmente si es niño serán de cualquier color ¡menos rosa! Y si es niña pues serán regalos con mariposas, corazoncitos, florecillas y demás cosas monísimas ¡porque es una princesita! ¿O no…?

Hoy os vamos a hablar de una nueva tendencia a la hora de criar a los hijos, padres que buscan una educación sin género.

Educar sin género significa dejar que los niños y niñas descubran su personalidad y sus habilidades innatas sin encasillarlos en los roles de género presentes en nuestra sociedad.

Los padres que optan por esta educación dejan que sus hijos elijan libremente sus juguetes, la forma de peinarse y vestirse cada día, incluso es frecuente que les pongan nombres neutrales evitando que se les trate como niño o como niña, sino como una persona.

Puede que en nuestro país no os hayáis encontrado ningún caso, pero en otros países, la educación sin género está a la orden del día.

Observando las formas de jugar de los niños y de las niñas es fácil darse cuenta de que normalmente ellos son más físicos y ellas son más sociales. Y tendemos a pensar que los niños y niñas actúan de manera distinta debido a factores biológicos.

Sin embargo, la educadora Paige Lucas-Stannard explica en su libro, “Gender Neutral Parenting: Raising kids with the freedom to be themselves” que algunos de los estereotipos de género son enseñados y reforzados por los padres (por supuesto con sus mejores intenciones).

Cogiendo el ejemplo de que los niños son más físicos que las niñas, Lucas-Stannard explica que si “sabes” que las niñas son menos físicas vas a tener más cuidado con ellas y que con el tiempo este tipo de suposiciones se van convirtiendo en realidad.

La educación sin género

Aunque en países como Suecia este tipo de educación empieza a ser más habitual -incluso tienen un pronombre para el género neutral y existen escuelas especializadas en esta forma de educar-, el tema está generando bastante controversia.

Hay una división clara de opiniones respecto a la educación sin género. Mientras que algunos piensan que es positivo porque así se anima a los niños a que encuentren su auténtica identidad, sin embargo otros están convencidos de que confundirán a sus hijos, perjudicando a su integración en la sociedad.

Nosotros creemos que lo más importante es que nuestros niños sean felices ¿y vosotros qué opináis? ¿Educaríais a vuestros hijos de esta forma?

¡Déjanos un comentario con tu opinión! 🙂