10 cosas que debes hacer si quieres que tus hijos lean

Patricia, del blog Trastadas de mamá, nos cuenta algunas claves que debes tener muy en cuenta si quieres que tus hijos disfruten leyendo.

Estos tips o recomendaciones de lectura para padres primerizos, o padres en general, han surgido después de muchas reuniones, sesiones y charlas con familias. ¡Espero que sean os sirvan de ayuda!, y si tenéis alguna otra que os parece imprescindible ¡contárnosla!

  1. Los niños se hacen lectores en el regazo de sus padres. Para mí, esta obviedad, es un mantra particular que grito a los cuatro vientos.  “La hora del cuento” es un buen momento para estar piel con piel, acariciar, besar, hacer cosquillas, jugar y disfrutar en familia. Las lecturas compartidas crean lazos invisibles con nuestros hijos.
  1. No hay mejor cuentacuentos para un niño que su padre/madre, abuelos, tíos…sois sus personas favoritas por lo que ya tenéis mucho terreno ganado… no tengáis miedo de poner voces, teatralizar, cantar (aunque lo hagáis fatal), interpretar el cuento y sobretodo, disfrutarlo.
  1. “Nunca es demasiado temprano para compartir un libro con los niños. Si aguardamos a que sepan leer para hacerlo, es como si esperásemos a que sepan hablar para hablarles” Penélope Leach. Esta frase no es mía pero siempre la digo cuando los padres me preguntan que a qué edad es aconsejable empezar a leer a sus bebés. La lectura es momento de diversión y/o relajación (dependiendo del libro) así que se puede empezar a disfrutarlo desde el embarazo.
  1. Hay que apagar el móvil y todos los aparatos electrónicos. Es un momento especial ¡que nadie lo interrumpa! Los niños agradecerán saber que la lectura es un momento importante que nadie va a interrumpir, y que lo estáis aprovechando al 100% juntos, sin grupos de WhatsApp o fotos de Instagram.
  1. Disfruta del cuento. Si tú disfrutas tus hijos también lo harán. Si lees algo que no te gusta se notará y la lectura carecerá de valor. La literatura infantil es muy amplia y variada, elige cuentos que te gusten, leer algo que no nos gusta solo nos hará sentir incómodos.
  1. Lee despacio, sin prisa. Las pausas son parte de la historia y permiten aportar dramatismo y tensión a lo que está sucediendo en el cuento. El momento del cuento es muy corto, aprovechémoslo al máximo.
  1. Al principio busca espacios neutrales sin distracciones (habitación llena de juguetes, salón con televisión puesta…) para crear ese hábito lector que estamos buscando… una vez que lo tengas dará igual que cuentes en un sitio u otro porque los niños estarán esperando con deseo el cuento y nada les distraerá.
  1. El momento del cuento no tiene porqué ser el momento de irse a la cama, o sí, todo dependerá de cada familia y de cada niño. Hay niños que prefieren que les cuentes por la mañana o por la tarde (durante la merienda) o a todas horas…
  1. No todos los cuentos sirven para irse a dormir... algunas historias sirven para activar al niño y contarlas por la noche hará renovar las fuerzas en nuestros pequeños. Una buena recomendación es tener una mini biblioteca en la habitación con cuentos relajantes y tranquilos que serán los elegidos para irse a la cama. El resto (libros para jugar y con historias trepidantes) los tendremos en otros espacio de la casa.
  1. Acude a las bibliotecas, visita las librerías infantiles, disfruta con sesiones de cuentos de profesionales, intercambia libros… en definitiva descubre que la literatura infantil es muy amplia y hay muchos libros de los que enamorarse.

Y por supuesto, nunca, nunca, dejes de leer…