PRIMER DÍA DE GUARDERÍA: CÓMO AFRONTAR LA SEPARACIÓN

Cómo afrontar el primer día de guardería
Sabemos que el primer día de guardería es un reto tanto para el bebé como para los padres y por eso te hemos traído los mejores consejos para superarlo.

El primer día de guardería es un hito en la vida de todos los padres. Las inseguridades y los miedos comienzan a aflorar conforme se acerca este día tan señalado.

En este post queremos daros los mejores consejos para que la separación del bebé el primer día de guardería sea lo más fácil posible tanto para el niño como para los padres.

¡Me han abandonado!

El primer día de guardería es uno de los momentos más difíciles para los bebés. Y es que de repente, nuestro bebé se despierta un día y sin entender por qué se da cuenta de que algo ha cambiado. Mamá y papá le han “abandonado” en un sitio que no reconoce con gente que nunca ha visto antes y claro… ¡empieza la angustia!

En muchas ocasiones, para los padres nos es difícil entender este sentimiento del bebé y podemos llegar a sentirnos agobiados por la constante dependencia que tiene con nosotros. Pero tenemos que tener en cuenta que la comprensión y la paciencia son dos claves importantísimas para superar este momento.

El abandono es uno de los miedos más significativos que el bebé siente a lo largo de su crecimiento emocional. Como padres, debemos ponernos en la piel de nuestro pequeño y no subestimar estos temores que, aunque a veces nos parecen sobredimensionados, puede que para nuestro bebé sean de mucha importancia.

El miedo al abandono o la separación se manifiesta, la mayoría de las veces, a través de un llanto desconsolado cuando mamá o papá desaparecen de la vista del bebé.

Lo que ocurre es que nuestro bebé no comprende que mamá o papá volverán a buscarle. Él solo ve que sus protectores, quienes le mantienen seguro, han desaparecido. No sabe si volverán o si se ha quedado solo para siempre y su mente empieza a angustiarse y a conocer la inseguridad.

El primer día de guardería es una de las pruebas de fuego que todo bebé tiene que superar. Es vital que los padres acompañen al pequeño durante estos primeros días para que le sirvan de transición.

Consejos para superar el primer día de guardería

  1. Sí, estoy seguro.

Es muy muy importante que estemos seguros de la decisión que hemos tomado. Si nosotros no estamos seguros nuestro bebé lo notará y su temor crecerá.

Por lo tanto, debemos demostrar a nuestro bebé que la decisión de ir a la guardería es una gran idea y que allí aprenderá un montón de cosas y conocerá un montón de amiguitos nuevos.

El primer día de guardería es un momento muy importante para el bebé pero también para los padres. Así que el ánimo de los padres tranquilizará al pequeño.

  1. Habla con tu bebé.

Puede que nuestro bebé no nos comprenda del todo pero es muy importante que durante las semanas previas al primer día de guardería le contemos los cambios que va a vivir.

Lo mejor es que lo enfoquemos desde el punto de vista de la diversión, diciéndole que dentro de poco irá a un sitio muy chulo donde podrá jugar mucho y conocer a amiguitos nuevos.

Con esto no conseguiremos que nuestro bebé esté encantado con la idea pero al menos poco a poco irá calando en él y no le pillará tan de sorpresa cuando llegue el gran día.

  1. En un ratito vuelvo.

Es importante que le repitamos a nuestro peque que mamá o papá volverán después. Que solo es un ratito. Cuando regreses a por él/ella, recuerda decirle: “¿Ves cariño? Mamá/papá ha vuelto como te dije. Me voy un ratito para que tú te diviertas con tus amigos, pero siempre vuelvo después”.

Es importante que les hagamos entender esto, porque una de las cosas que más angustia a los niños es no saber qué es lo que va a pasar después.

  1. Practica, practica y practica.

Si acostumbramos a nuestro bebé a la separación antes del primer día de guardería, será todo mucho más fácil tanto para él como para nosotros, los padres.

Si durante las semanas previas al primer día de guardería vamos dejando a nuestro bebé solo en intervalos cortos de tiempo, será mucho más fácil para él.

Podemos empezar con periodos cortos de tiempo y luego ir alargándolos conforme veamos que el bebé se va sintiendo más seguro.

Lo más importante es que siempre te despidas de él antes de irte. La despedida puede ser uno de los momentos más difíciles del primer día de guardería, por lo que si ya está acostumbrado a este momento, todo irá mucho mejor.

Es muy probable que aun así, el niño llore desconsolado. Nuestro consejo es que le dediquemos unas breves palabras de alivio pero que no alarguemos mucho el momento.

Debemos mostrarnos cariñosos pero, como ya hemos dicho en el primer consejo, nuestro bebé no debe vernos dudar. Debemos mostrar alegría y seguir intentando hacerle entender que va a disfrutar mucho mientras tú no estás.

  1. Mi juguete favorito siempre conmigo.

Para ayudar a ese proceso de adaptación, nuestro peque debe sentirse cómodo y arropado.

Lo mejor es que le vistáis con ropa cómoda con la que esté acostumbrado a jugar y que se lleve su juguete favorito a la guardería.

En estos casos, un dou dou con el olor de mamá puede ayudarle a no sentirse tan desprotegido.

También puedes preparar una bolsa con algunos de sus juguetes favoritos para que se la pueda llevar a la guardería y enseñársela a sus nuevos amigos.

  1. ¡Ya he vuelto!

Para ayudar a nuestro bebé en sus primeros días de guardería, debemos mostrarle todo nuestro amor y cariño cuando vamos a buscarle.

Para normalizar las cosas, no olvidemos preguntarle qué tal se lo ha pasado, si ha conocido a muchos niños nuevos y a qué juegos ha jugado.

Síndrome de abandono del bebé

Recordad que no todos los niños tienen las mismas reacciones. Cada niño necesitará su tiempo para adaptarse a esta nueva etapa. Pero ya veréis como con un poco de tiempo y paciencia todo irá sobre ruedas.

Esperamos que con estos consejos vuestro primer día de guardería sea coser y cantar. Nos encantaría que nos escribierais en nuestras redes sociales para contarnos cómo estáis preparando este momento tan importante.

Y si os ha gustado este post, ¡no olvidéis compartirlo! 😀