Cómo aprender a ir en bici fácilmente

Cómo aprender a andar en bici facilmente
Te damos las claves para que puedas enseñar a tu hijo a ir en bicicleta. Desde los pasos que deben seguir cuando son pequeños para estimular la coordinación y el equilibrio hasta los últimos trucos para que se suelte con confianza y seguridad rápidamente, y pueda disfrutar de esta actividad tan saludable toda su vida.

Tiempo estimado de lectura: 3,30 minutos

Todos los niños, antes o después, aprenden a ir en bici. Pero con estos 10 consejos tu hijo aprenderá a ir en bici de forma fácil, sin traumas, sin recurrir a los ruedines y afianzando su autoestima y confianza.

No nos olvidemos de que andar en bici es una actividad súper saludable para toda la familia, nos ayuda a evitar el sedentarismo y a fomentar hábitos de vida sana desde pequeños. Además de practicar un ejercicio muy completo que pone todo nuestro cuerpo a funcionar, disfrutamos fuera de casa y evitamos el sofá, la consola o la TV.

Cómo aprender a ir en bici

Casi todos recordamos cómo aprendimos a montar en bici, ¡ese día histórico que cambió vuestra vida! A algunos nos costó un poco más, pero a casi todos nos ayudaron nuestros padres, ¡qué paciencia! Al principio, mantenerse sobre la bici era lo más difícil. Era imposible no caerse porque había que pensar en muchas cosas a la vez: mirar adelante, mantener el control, no chocar, ¡y saber parar! Pero ¡qué alegría dar dos pedaladas seguidas!

Ahora que hace buen tiempo y nos apetece más salir juntos con las bicis, nos acordamos y pensamos que quizás haya una manera más fácil de aprender. Si estáis pensando en comprar una bicicleta para vuestros hijos o en regalarla, aquí tenéis algunos consejos sencillos y prácticos. Os ayudarán a enseñarles a montar en bici de forma natural, progresiva, sin estrés, sin miedo, de forma divertida y gratificante.

Os proponemos que aprendan a andar en bici sin ruedines o palos de agarre, sin correr detrás de ellos o romperse la espalda sujetando el sillín, sin lloros y sin nervios. ¿Cómo? Empezando desde el principio a dominar el equilibrio, veréis que es fácil y sobre todo, que les hará mucho más felices.

10 Consejos para aprender a andar en bici

  1. Empezar pronto, hacia el año o año y medio.

Hay que introducir pronto a los niños en el mundo de los vehículos con ruedas, cuanto antes mejor. Al aprender a andar ya pueden montarlos y empujarlos con los pies. Eso sí, respetando sus intereses y su desarrollo motor. Observando cómo interactúan con ellos, si les llaman la atención, si los piden y si los disfrutan.

  1. Favorecer entornos seguros para que se muevan con libertad.

Favorecer entornos seguros no consiste en eliminar todos los obstáculos, sino ofrecerles la oportunidad de enfrentarse a alguna dificultad. Si les ofrecemos nuevos retos, podrán explorar sus límites y superarlos, ganando confianza y motivación.

  1. Adquirir el equilibrio sobre dos ruedas.

Hacia los dos años pueden aprender a andar en patinete de tres ruedas o montar una pequeña bici o moto de juguete de ruedas anchas. Adquirir el equilibrio de forma progresiva es ir superando cada etapa con alegría, sin miedo, simplemente jugando. Con nuestro apoyo, observando su evolución y aplaudiendo sus logros, ganarán autonomía, confianza y seguridad.

  1. Montar bicicletas sin pedales o bicicletas evolutivas.

A partir de los dos años y medio o tres años pueden empezar a montar bicicletas sin pedales o bicicletas evolutivas (a las que se pueden poner pedales después). Este es el paso fundamental para montar después en bicis de pedales. Las ruedas y el manillar de las bicicletas de aprendizaje son iguales que las normales, así empiezan a familiarizarse con ellas.

  1. Encontrar el momento perfecto para la bici con pedales.

Cuando ya domina el equilibrio y la dirección, sabe subir y bajar de la bici, ha aprendido a utilizar el freno y controla el vehículo con naturalidad, ¡está preparado! Si en este momento, te pide la bici, ¡aprovecha! No necesita superar ninguna difícil prueba ni pasar ningún mal rato. Todo es mucho más fácil y gratificante.

  1. No debemos forzar.

Sino favorecer el aprendizaje porque cada niño lleva su ritmo. Observando su interés, su desarrollo físico y motor, sabremos cuándo introducir cada vehículo. Si está preparado incluso lo pedirá. A veces, queremos que aprendan antes de saber si de verdad les interesa o si realmente están preparados.

  1. Estudiar bien el tamaño más adecuado.

A la hora de elegir una bicicleta infantil, es fundamental que el tamaño sea el adecuado a la altura del niño. Es un error comprar una bicicleta un poco mayor para que le sirva durante más tiempo. El niño debe poder sentarse en el sillín y apoyar los pies totalmente en el suelo y, el manillar, no debe quedar por encima de los hombros.

  1. Esta pequeña guía de tallas y edades os puede ayudar:

Guía de tallas para elegir tu bici

  1. Llevar siempre equipo de protección.

Hay que llevar un equipo de protección adecuado. Enséñale la importancia de llevar casco. Seguro que le encanta porque le hará sentirse mayor. Debe ser un casco de bicicleta de su talla. Hay que llevarlo siempre bien colocado y atado. Las coderas y rodilleras también son aconsejables. Igual que las luces y los elementos reflectantes.

  1. Celébralo, dale un abrazo, prémiale, ¡se lo merece!

Por último, felicítale siempre que supera un nuevo reto.  El reto montar en bicicleta de pedales es muy especial. Haciéndolo así, aprendiendo poco a poco, lo ha conseguido prácticamente solo, ¡es mágico!

Esta manera de aprender a andar en bici tiene muchas ventajas, es progresiva, no supone un gran esfuerzo, y lo mejor, ¡es muy gratificante! Andar en bici es un placer, es divertido y estimulante. Además es un gran ejercicio al aire libre que podéis disfrutar juntos. Ofrece mil posibilidades y una forma diferente de ver el mundo, sobre ruedas. No hagamos que el aprendizaje sea un momento traumático y poco motivador, sino todo lo contrario, ¡hagamos que lo disfruten!

Nota: Si tu hijo es ya muy grande para las bicicletas de aprendizaje o evolutivas, puedes quitarle los pedales a una bici normal de su talla (solo la parte donde apoya el pie) y dejarle practicar impulsándose con los pies, para adquirir el control del equilibrio, que es lo más importante. Luego podrás ponérselos cuando ya esté preparado.

¿Qué opinas de esta manera de aprender a andar en bici? Pruébala y si te gusta, cuéntanos tu experiencia.

Productos relacionados

Articulos relacionados