5 Recetas de verano fáciles y sanas para niños

En Imaginarium os ayudamos a preparar comidas ricas, frescas, fáciles y muy sanas para los niños este verano.

La alimentación de nuestros hijos nos preocupa todo el año, queremos que sea equilibrada, natural, apetitosa, fácil de cocinar… pero cuando llega el verano, ¿qué hacemos para comer?

Porque en verano, el cambio de rutinas, de horarios, los viajes, las vacaciones y el calor, afectan a la alimentación, ¿cómo preparamos un menú sano y apetitoso para toda la familia? A todos nos apetecen platos más frescos, ligeros y rápidos de preparar, que nos refresquen y no nos hagan perder mucho tiempo en la cocina.

Y además, como pasamos más tiempo juntos, ¡podemos cocinar juntos! A los niños les encanta cocinar y ¡convertirse en chefs! Por eso, preferimos las recetas sencillas y rápidas, que lleven poco trabajo y que les animen a participar y colaborar, a cocinar en familia, ¡así es más divertido!

Además, la actividad física aumenta durante las vacaciones, la piscina, la playa, las actividades al aire libre en general, suponen una oportunidad para mejorar la salud de los niños, pero también exigen un esfuerzo extra ¡y abren el apetito!

Por eso y porque nos preocupa que nuestros peques coman siempre bien, ¡hay que estar preparados!

Aquí os proponemos cinco recetas muy fáciles, sanas y fresquitas que podéis preparar juntos, ¡y que vais a devorar!

Ensalada de pasta

Ensalada de pasta para niños

Para empezar, una receta que nunca falla y que a los niños les encanta: ¡la ensalada de pasta!

Es una receta muy sana que aporta mucha energía y que podéis personalizar a vuestra manera, con los ingredientes que más os gusten en casa.

Si quieres puedes elegir una pasta tricolor, de tomate y espinacas, y añadir: aceitunas troceadas, taquitos de jamón cocido o de pavo, huevo duro, maíz dulce, atún en conserva, tomatitos, zanahoria o remolacha dulce rallada.

SÚPER TRUCO DE INNOVACIÓN

Si queréis cambiar, podéis sustituir la pasta por legumbre: garbanzos o alubias blancas, y el jamón por pollo troceado.

Sandwich de salmón y aguacate

Para solucionar una cena rápida, sabrosa y nutritiva para los niños en un momento: sándwich de salmón y aguacate.

Es original, fresquito y muy rápido de preparar. Además, se come con las manos y los niños se lo pueden llevar dónde quieran, ¡es perfecto para el verano!

Necesitaremos un buen pan de molde o, un pan fresco rico y tierno, huevo duro, salmón ahumado, aguacate en trozos y, si queréis probar, podemos añadir rodajas finitas de calabacín y también pepinillos.

Gazpacho de sandía

Gazpacho de sandía

Seguimos con uno de los platos más típicos de la cocina española de verano: el gazpacho.

Pero, como nos gusta innovar y dar nuestro toque, en Imaginarium os animamos a probar el gazpacho de sandía. Parece exótico, pero en serio, a vuestros peques les encantará (con los nuestros lo probamos y ¡triunfamos!).

Además es facilísimo de preparar, con muy pocos ingredientes que siempre tenemos a mano en verano.

Sólo necesitáis: 500 gr. de sandía, 500gr. de tomate, un diente de ajo, vinagre, sal y aceite de oliva.

Basta con trocear los ingredientes y batir hasta conseguir la textura que más os guste, después dejamos enfriar en el frigorífico, ¡y a disfrutar!

Ensalada de verano

Ensalada de verano

A continuación os proponemos una receta también muy fresca y sabrosa, una ensalada de manzana, zanahoria, nueces, aguacate, langostinos y salmón.

Es muy completa y equilibrada, aporta un gran valor nutritivo y ácidos grasos esenciales súper saludables.

Además es preciosa, porque está llena de color y su combinación de texturas y sabores dulces y salados, ¡les encanta!

Solo hay que cortar en láminas un par de manzanas Golden que nos gustan a todos, pero si preferís el toque particular y ligeramente ácido de las Grand Smith, adelante, también son una buena opción.

Después, basta añadir las nueces, la zanahoria rallada o en trocitos y el resto de ingredientes. Lo mejor es que está riquísima tanto en la comida como en la cena.

Pastel de queso y verduras

Pastel de queso y verdura

Por último, os proponemos una receta sorprendente, un pastel de queso y verduras.

Aunque hay que utilizar el horno, después se puede comer fría y en cualquier momento del día, porque sirve también de tentempié y se conserva perfectamente en la nevera.

Es una manera fácil de que los niños coman verdura porque les encantará su sabor y su textura suave y esponjosa.

Podéis utilizar las verduras que queráis, las que más os gusten, calabacín, zanahoria, pimiento, ¡a elegir!

Solo hay que cocer la verdura y mientras tanto, batimos en un cuenco 3 huevos, 200 gr de queso de untar, 500 ml de nata líquida y 200 gr. de harina.

Una vez mezclado, incorporamos la verdura bien escurrida y lo metemos en el horno precalentado a 180º durante 40 minutos.

¡Ya está! Riquísimo y muy práctico para tener siempre listo en la nevera y para llevar donde queráis.

¿Cuál es vuestra receta favorita del verano? Seguro que tenéis más de una, ¡déjanos tu comentario!