Ingredientes

Para cada capa de bizcocho (nosotros hicimos tres):

  • 2 huevos
  • 1 taza de azúcar
  • 1 taza del leche
  • 1 taza de aceite de girasol
  • 2 tazas de harina
  • un sobre de levadura
  • colorante (opcional)

Para la cobertura:

  • 220 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 300 gr de azúcar glas
  • 130 gr de chocolate blanco

Para decorar:

  • Un poco de bizcocho y queso crema para formar la bola del helado
  • Chocolate con leche
  • Un cucurucho
  • Fideos de colores

Preparación

Para empezar prepararemos los bizcochos de nuestra tarta. Podemos usar las capas de bizcocho que queramos, pero la gracia es que la tarta quede alta para que se aprecie bien el efecto “derretimiento” del helado 😉

Podéis hacer un bizcocho alto y cortarlo en capas o hacer varios en distintos moldes… ¡cada cual que se apañe como prefiera!

Nosotros hicimos tres bizcochos en tres moldes distintos y cada uno lo teñimos de un color para que al cortar la tarta se vean los colores, pero esto es totalmente opcional, ya que por fuera ya queda bastante chula la tarta 🙂

Para ello empezaremos batiendo los huevos con las varillas, añadimos el aceite, el azúcar y la leche y seguimos batiendo. A continuación mezclamos la harina con la levadura, la tamizamos y la añadimos a la mezcla, batiendo bien hasta que obtengamos una masa homogénea. El último paso que hemos seguido es echar unas gotitas de colorante alimenticio para darle color al bizcocho, pero esto es opcional.

Usamos un molde desmontable de 20 cm de diámetro. Cubrimos la parte de abajo con papel de hornear, engrasamos con un poco de mantequilla y vertemos la mezcla. Horneamos durante unos 50 minutos a 170 ºC o hasta que al pincharlo con un palillo éste salga seco. Sacamos del horno, dejamos enfriar, desmoldamos y cortamos la parte de arriba, que suele quedar algo abombada, para ello lo ideal es usar una lira, pero lo podéis hacer con cuidado usando un cuchillo grande.

Después preparamos la crema para cubrir la tarta, en este caso una buttercream de chocolate blanco. Podéis usar otra cobertura, pero tiene que ser en un tono clarito para que destaquen luego los “chorretones” del helado.

Nosotros la preparamos en Thermomix, pero se puede hacer también de forma tradicional. Os explicamos las dos formas:

Buttercream de chocolate blanco con Thermomix

Nota: Si no tienes azúcar glas la puedes hacer con Thermomix con azúcar blanco: pulverizando 30 segundos a velocidad progresiva 5-7-10.

Lo primero será derretir el chocolate blanco, ya sea con la Thermomix, en el microondas o al baño María. Si no lo vas a hacer con Thermomix, te dejamos unos consejos para derretirlo sin que se queme: pincha aquí para verlos. Dejamos templar el chocolate.

A continuación ponemos la mantequilla en el vaso y programamos 1 minuto a velocidad 3. Cuando pare, bajamos los restos de las paredes y programamos otro minuto a velocidad 3. Tiene que quedar suave.

Ponemos a velocidad 1, sin programar tiempo, y vamos añadiendo el azúcar glas a cucharadas. Cuando esté el azúcar integrado, subimos a velocidad 3. La mantequilla habrá blanqueado, aumentado ligeramente su volumen, y tendrá una textura esponjosa.

Añade el chocolate al bol  y mezcla con movimientos envolventes hasta que esté bien integrado.

Buttercream de chocolate blanco sin Thermomix

Lo primero será sacar la mantequilla de la nevera 15 minutos antes de usarla para que esté a temperatura ambiente.

Derretimos el chocolate al baño maría o en el microondas, como el chocolate blanco es un poco delicado a la hora de trabajar con él os dejamos unos consejos para derretirlo sin que se queme: pincha aquí para verlos.  Cuando esté cremoso (no hace falta que esté líquido) lo reservamos y esperamos a que se temple.

Ponemos en un bol el azúcar glas y la mantequilla a temperatura ambiente y batimos durante dos o tres minutos. Un truco para evitar que la cocina se llene de azúcar es cubrir el bol con un trapo de cocina.

A continuación añadimos el chocolate blanco, que tiene que estar prácticamente frío, y batimos durante otros dos o tres minutos, hasta que el chocolate esté bien integrado y tengamos la consistencia que buscamos.

Por último nos quedará montar la tarta: ponemos una base de bizcocho, repartimos una buena capa de buttercream por encima y ponemos otra capa de bizcocho encima y repetimos hasta usar todas las capas de bizcocho que queramos. Después cubrimos bien con buttercream toda la tarta, alisándola todo lo que podamos.

Y ya ¡a decorar! para hacer nuestra bola de helado necesitaremos un poco de bizcocho, nosotros usamos las partes de arriba que íbamos cortando de los bizcochos que van dentro de la tarta. Lo desmenuzamos y lo mezclamos con el queso crema hasta que quede una bola compacta. Metemos la bola dentro de un cucurucho.

Derretimos chocolate con leche, ya sea en la Thermomix, al baño María o en el microondas.

A continuación sumergimos nuestra bola “de helado” en el chocolate con leche hasta que quede bien cubierta y lo “estampamos” sobre la tarta.

Con el resto del chocolate con leche vamos simulando que el helado se ha derretido, dejando que caigan chorritos de chocolate por los laterales de la tarta.

Y para terminar decoramos la parte donde está el helado con fideos de colores.