Manualidades muy divertidas para el otoño

Hoy os traemos 3 manualidades súper divertidas para el otoño. Los peques lo pasarán genial tanto recolectando hojas como haciendo las manualidades de otoño y después decorando su habitación con ellas :)

MANDALA CON HOJAS

La primera manualidad que os proponemos es hacer una mandala con hojitas pintadas.

Necesitamos: cartulina, rotuladores (de los que pintan sobre plástico), hojas pequeñas y cola.

Nosotros usamos una cartulina negra y un rotulador blanco, pero lo podéis hacer con una cartulina clara y un rotulador oscuro ¡cómo más os guste! Para empezar dibujamos un círculo en el centro, rodeándolo de puntitos por dentro y por fuera.

Y ahora viene la parte más creativa ¡a pintar hojas! para ello podemos utilizar rotuladores de los que pintan en todas las superficies, ésta sin duda es la parte que más gustará a los peques. Lo mejor es que cada hoja tenga su propio diseño, seguro que no les faltan ideas 😉

Después pondremos las hojas pintadas rodeando el círculo que hemos hecho inicialmente, otra chiquitita en el centro del círculo y cuatro más en las esquinas de la cartulina.

Y para terminar la mandala rodeamos con puntitos todas las hojas.

Cuadro de otoño

Seguimos con otra obra de arte, en esta ocasión un cuadro 3D, combinando el dibujo con una hoja otoñal pegada. El diseño que hemos escogido es una niña en un día de lluvia, donde su paraguas es la hoja. Seguro que se os ocurren mil ideas donde la hoja pueda sustituir algún elemento del dibujo.

Necesitamos: un lienzo, rotuladores, cola y una hoja.

Nosotros lo hemos hecho sobre un lienzo pequeño, pero si no tenéis podéis usar cartulina.

Simplemente tenemos que dibujar y pintar el diseño, pegar la hoja con cola y terminar de pintar los últimos detalles de nuestro cuadro.

Seguro que a tu peque le emociona poder decorar su habitación con un cuadro hecho por él 🙂

MÓVIL DE HOJAS

Por último os traemos otra idea: hacer un móvil con hojas de otoño.

Necesitamos: hojas de varios tamaños, purpurina con pegamento, un pincel, cola, cuerda y una rama.

Extendemos la purpurina con pegamento sobre las hojas con la ayuda de un pincel. Las dejamos secar y si hace falta le damos una segunda capa para que queden bien brillantes.

Cortamos tres trozos de cuerda y pegamos con cola nuestras hojas “purpurineadas”.

Atamos las cuerdas a una ramita y ¡listo!

Esperamos que os hayan gustado mucho estas manualidades de otoño, seguro que vuestros peques les dan su propio toque personal 🙂