Cosas que debes saber si vas a viajar con un bebé

Te traemos los consejos que no te puedes perder a la hora de viajar con un bebé.

Cuando viajamos con un bebé pequeñito, aunque solo sea por un fin de semana, da la sensación que nos mudamos de casa. La tranquilidad de la rutina diaria, así como los olores que conoce de su hogar cambian y el bebé, al igual que nosotros, se encuentra más agitado. Os damos algunas recomendaciones para intentar evitar esto en la medida de lo posible:

  • Dos o tres días antes de la partida pon en la cunita del bebé sábanas limpias y quítalas para llevároslas sin lavar. Colócalas allí donde va a dormir en el lugar de destino. Las sábanas donde el bebé durmió huelen a él y a su casa, y esto es lo que más le puede tranquilizar, sobre todo a la hora de dormir.
  • Respeta los horarios de comidas y de ir a dormir.
  • Si has de cambiar algo en su alimentación, como las horas de comidas o si vas a añadir algún alimento nuevo a su dieta, hazlo una semana antes de salir de viaje.
  • No olvides poner en su maleta o bolso de mano sus juguetes preferidos, así como unos cuantos chupetes de los que utiliza normalmente y sus biberones ya usados.

Viajar con niños más mayores requiere siempre de preparación y anticipación, y es que dejar a la improvisación más de la cuenta puede hacernos el viaje más pesado. Para que el viaje se nos haga ameno podemos llevar cositas para que los peques se entretengan, como pinturas, plastilina, algún  muñeco o el volante sonidos Beep Beep, que les encanta sobre todo cuando viajamos en coche. Este juguete hará que el niño disfrute alegremente del viaje ya que puede conducir como papá o mamá, poniendo los intermitentes, tocando el claxon y llevando el cochecito en la carretera. Lo mejor es comenzar el viaje sin darles nada de lo que tenemos guardado y, poco a poco, según el tiempo va pasando, ir sacando como por arte de magia diferentes objetos que tenemos “bajo la manga”.

El niño pequeño se guía especialmente por el estado de agitación o sosiego que existe a su alrededor, así que has de comprender que en momentos de agitación en su entorno esté más quejica. Lo que puedes hacer en estos momentos es retirarte por unos minutos del lugar de agitación con el pequeño y entonces canturrearle suavemente alguna cancioncilla que sabes que le tranquiliza. Porque lo que más le gusta es oír tu voz.

¿Os han parecido útiles estos consejos? 

¿Tenéis algún truco más a la hora de viajar con niños pequeños?

Asesoras: Elizabeth Fodor y Montserrat Morán       www.efodor.com

Para saber más: colección “Todo un Mundo…”. Ediciones pirámide. Es la tranquilidad de saber que siempre tienes una ayuda a mano. Aléjate de las preocupaciones al jugar y disfrutar junto a tu hijo. Más de 300 juegos sorprendentes para cada edad y cada ocasión.