El bebé de diez meses

Cómo es mi bebé con 10 meses
¡Felicidades! ¡Tu bebé acaba de cumplir 10 meses! Camino del año tu bebé no para quieto: gatea, juega, se ríe, tiene muchísima energía y personalidad, puede que le encante bailar y las escaleras le atraen cosa mala. ¿Quieres saber cómo será su desarrollo físico, sus avances y sus nuevos retos sociales? ¡Aquí tienes la información que necesitas para criar a tu bebé con 10 meses!

CÓMO ES TU BEBÉ EN SU DÉCIMO MES DE VIDA

¿Ha dicho ya mamá? ¿Lo dirá este mes? Lejos quedan esos intensos primeros meses en los que el bebé te necesitaba todo el tiempo. Por un lado, te sentirás orgullosa y quizá aliviada y por otro quizá un poco nostálgica. Es muy normal, cada vez su educación se hace más compleja así que lo mejor es ser flexible y estar preparada para ese tira y afloja entre necesitarte y ser independiente, que se desarrollará durante toda la vida.

Uno de los grandes avances a esta edad es que ahora es capaz de hacer dos cosas a la vez. Antes, si algo le llamaba la atención dejaba la actividad anterior, pero ahora es capaz de atender las dos cosas, como comer y escuchar un cuento. Es mucho más participativo y más seguro de sí mismo. ¡Y tiene muchísima personalidad!

Además, le encanta dar y recibir cariño con caricias y abrazos. ¡Y bailar! Ha descubierto que si baila, disfrutáis mucho (quizá le guste otra actividad que os haga mucha gracia) así que repetirá el baile una y otra vez solo para veros reír.

Cómo es mi bebé a los 10 meses

Desarrollo físico y motriz

¿Cuánto pesará este mes? Este mes con tanto ejercicio aumentará de peso más lentamente, subiendo unos 70gr cada semana de media. Durante el décimo mes los bebés pesan una media de 8700gr si son niños y 8400 gr si son niñas. En cuanto a la talla, pude oscilar entre los 69cm y los 74 cm.

Físicamente los logros de tu niño en comparación con los últimos meses son increíbles. Ahora con poco esfuerzo es capaz de sentarse cuando está tumbado. Ya gatea, tiene mucha energía y se mueve con agilidad y rapidez. Es capaz de parar y sentarse sin perder el equilibrio. Poder gatear lo motiva aún más a explorar y descubrir nuevos conceptos de espacio como profundidad o distancia.

Una vez que gatea, comenzará a explorar la posibilidad de estar de rodillas, apoyarse en los muebles o en el parque, mantenerse de pie solo y caminar siempre apoyado en los muebles. De estar de rodillas a levantarse del todo hay un paso y, dependiendo de la fuerza que tenga en los músculos de la espalada y las piernas, logrará mantenerse más o menos segundos.

Las escaleras le vuelven loco porque son el perfecto punto de apoyo para ponerse de pie. De todas formas, aún puede tardar una media de 2 meses en comenzar a caminar solo.

Su destreza manual está muy ligada a su visión. Su vista se ha agudizado y es capaz de ver detalles que antes no veía, objetos muy pequeños que ahora también quiere coger.

El olfato y el gusto también se han desarrollado muchísimo. Ya se está acostumbrando al gusto ácido de los yogures y lácteos y le encantará pasar tiempo contigo mientras cocinas. Los distintos olores de los alimentos crudos y luego cocidos, estimularán sus sentidos. Si además le enseñas los sabores, sus nombres y le dejas ir probando ingredientes descubrirás que tienes un pinche de cocina muy atento.

Desarrollo social y emocional

Aunque no pueda hablar todavía ya es capaz de entender el significado de la palabra no, cuando oye su nombre se gira para escuchar, y comprende el significado práctico de muchas palabras y de bastantes situaciones comunicativas.

Si antes imitaba movimientos, ahora se centrará en imitar dinámicas de las relaciones sociales. Además, sabe que sus actos causan un efecto en el mundo exterior y buscará las reacciones positivas de sus padres.

En cualquier caso, domina muchísimos sonidos y combina y mezcla las sílabas que ya conoce. Repetirá palabras que le resulten fáciles y muy conocidas como MAMAMAMA o NENENENE y comenzará a llamar a las cosas con algunos sonidos concretos como TE al chupete, aunque puede que utilice la misma sílaba para distintas cosas. También puede que diga sus primeras palabras con sentido: Papá o Mamá

Falta muy poco para que hable. Para animarlo háblale siempre que puedas, señala los objetos y nómbralos o mira libros con dibujos para que aprenda las palabras más cotidianas.

Respecto a los extraños, cuanto más seguro e independiente se sienta, más tranquilo estará cuando se le acerque alguien que no conoce. Su actitud comenzará a cambiar a partir de este mes, aunque seguirá necesitando tiempo para adaptarse a ellos. Por eso, también es muy importante integrar al niño en la familia y el círculo de amigos. Así, le costará menos integrarse. En cualquier caso, nunca hay que forzarlo a relacionarse con ellos. Cuando haya pasado un rato, seguro que es él quien se anima a jugar y acercarse.

Emocionalmente esta es una etapa un poco complicada con relación a mamá. Si lo mimas él estará contento y te verá como “buena” pero cuando le lleves la contraria serás un poco “mala”. Es inevitable que el bebé experimente sentimientos negativos hacia ti. Son necesarios apara madurar y se irán matizando con el tiempo. Finalmente, se dará cuenta de que mamá le proporciona amor, confianza y apoyo pero también sabe poner límites.

Desarrollo cognitivo

Tiene más memoria y se concentra más, así que con 10 meses ya es capaz de prever lo que va a suceder en su rutina diaria. No te sorprendas si se pone contento cuando comienzas a prepararte para salir a pasear o comienzas a vestirlo. Por eso mismo, es probable que empiece a intentar hacer cosas por su cuenta como quitarse los calcetines sin ayuda. Te ha visto hacerlo tantas veces que intentará imitarlo y repetirlo él. Es probable que por eso te cueste más que antes vestirlo, peinarlo o lavarlo.

LOS JUEGOS Y JUGUETES QUE MÁS LE GUSTAN

Los juguetes cada vez son más variados y estimulan una parte de su desarrollo.

Le entusiasman los juguetes que ruedan por el suelo como pelotas y cochecitos porque lo que más le gusta hacer es lanzar esos juguetes e ir a buscarlos gateando para luego volver a lanzarlos.

También le encantan los recipientes con tapa. Ahora sabe girar la muñeca y le encantará tapar y destapar botes. Y los juegos encajables o de construcción sencillos, puzles muy básicos y tententiesos.

Libros con ilustraciones de partes del cuerpo o de objetos cotidianos para estimular el lenguaje también son fascinantes para él. Le encantará que sus padres le hablen y le expliquen cada dibujo.

Disfruta muchísimo con juguetes musicales y le encanta experimentar con los sonidos: sonajeros, palmas, canturrear, golpear objetos entre sí…

Los correpasillos y juguetes que le ayuden e inciten a caminar también serán perfectos para esta etapa.

Los mejores juguetes para bebé