El bebé de tres meses

Juegos para tu bebé de 7 a 9 meses
¡Enhorabuena! Tu bebé ya tiene tres meses. Todo un trimestre. Una etapa apasionante que da paso a esta nueva fase en la que los progresos serán increíblemente rápidos. Vuestro premio: muchos bebés comienzan a dormir toda la noche de un tirón, tu peque probablemente ya reconoce la voz de papá y el gateo está a la vuelta de la esquina.

Tu bebé ahora es mucho más activo, sociable y entusiasta. Ha aprendido a sonreír y ahora os regala amplias y generosas sonrisas. No parará de jugar y va teniendo el dominio de sus movimientos. ¿Quieres saber cuáles son los nuevos cambios con los que te va a sorprender y a alegrar tu pequeño?

Para que este próximo mes sea maravilloso y sigas disfrutando de tu bebé, te contamos cómo es y cómo va a evolucionar: sus capacidades, sus necesidades y los juegos que más le estimulan. ¡Éste será un mes maravilloso!

CÓMO ES EL BEBÉ DE TRES MESES

Éste es el mes en el que sus capacidades lingüísticas van dando sus frutos y el llanto va remitiendo. Sonríe, intercambia miradas y expresa sus emociones.

Es el momento en el que mamá puede empezar a pensar un poquito en ella, en relajarse, premiarse con algún mimo y cuidarse todo lo que sea posible. Tu bebé va a evolucionar a pasos agigantados y vas a poder disfrutar de su sonrisa y de sus “charlas”. ¡Qué rápido ha crecido!

Desarrollo físico y motriz

Durante el tercer mes los bebés siguen creciendo a un ritmo de medio de 200 gramos. Suelen pesar entre 4,4 kg y 5,2 kg al inicio del mes. En cuanto a la talla, seguirá creciendo unos 3 cm, así que su tamaño variará entre los 50 y los 62 cm.

¡Estamos empezando la etapa del gateo y del pataleo! Cuando lo coloques acostado boca arriba empezará a patalear. Hasta ahora si le ponías sentadito la cabeza se le iba para atrás, ahora irá evolucionando hasta echar la cabeza para delante. Y si le sujetas de pie sobre una superficie lisa como una mesa, comenzará a flexionar las rodillas y a ser capaz de mantener las piernas abiertas y separadas. Hasta será capaz de mantener durante unos segundos la cabeza recta. ¡Vamos por buen camino!

Por otro lado, hay que seguir teniendo cuidado con su cuello, que sigue siendo débil aunque ya hace muchos progresos. Tumbado boca abajo ya es capaz de apoyarse en los antebrazos y levantar la cabeza y los hombros en un ángulo de 45º y cuando acaben estas semanas seguramente pueda llegar a los 90º durante algunos segundos. ¡El gateo está en ciernes!

Y las manos no se quedan atrás. Además de mantenerlas abiertas mucho más tiempo y mirarlas a menudo, cogerá objetos durante unos segundos. ¡Todo un logro inimaginable hace unas semanas!

Desarrollo social y emocional

Ahora ya tiene un repertorio de respuestas para ti de lo más variado: te sonríe, da pequeños gritos, gorgojea e incluso mueve la boca cuando hablas. Le encantará repetir sus propios sonidos y disfrutará intercambiando sonidos con su mamá. Tu peque aprenderá a hablar porque imita los sonidos que oye así que no pierdas la oportunidad de hablar con él siempre que puedas. La mejor manera es irle contando todas las cosas que vais haciendo juntos y también seguir sus “conversaciones”. Cuando emita algún sonido, acércate para que te vea e imita ese sonido tú también. Cada vez que intente comunicarse contigo puedes contestarle con respuestas exageradas y aspavientos y, sobre todo, no olvides recompensarle con abrazos, besos y expresiones de alegría. ¡Y no te sorprendas si comienza a tirarte del pelo y tocarte la cara si te acercas mucho! Le encantará explorar tu cara. Tú, a su vez, puedes ayudarle a conocer su cuerpo enseñándole sus deditos y explicándole todo lo que se te ocurra.

Desarrollo cognitivo

Éste es el mes en el que el bebé sale de sí mismo y comienza a relacionarse con el mundo exterior. Querrá probar, tocar, explorar y conocer todo lo que se le ponga por delante.

En cuanto al tacto, sigue siendo uno de sus sentidos principales a la hora de explorar el mundo, sobre todo ahora que sus manitas son cada vez más capaces. Puedes ir incorporando nuevas texturas como la felpa, o el lino y también jugar con las temperaturas (sin que sean extremas, por supuesto).

Todos esos estímulos visuales, táctiles y auditivos que recibirá día a día, junto con el amor que le transmitimos, permitirán que el niño adquiera confianza y seguridad en sí mismo. Además fomentará una comunicación básica con quien le cuida, le habla y le observa. ¡Y esto incluye al padre!

Estos meses la madre ha tenido un puesto privilegiado de comunicación con el bebé pero ahora reconoce a su familia más cercana. Sobre todo ya reconoce la voz de papá. Cuando vea a papá sonreirá con alegría y es probable que también lo haga con sus hermanitos o con sus abuelos si son personas muy cercanas.

También es el momento perfecto para presentarle a otros bebés y a otros adultos, aunque todavía no se puede separar de sus padres sin llorar y sin sentirse abandonado, así que aún es pronto para pensar dejarlo al cuidado de otras personas durante mucho tiempo.

Su desarrollo cognitivo va viento en popa y ahora su memoria le permite reconocer los preparativos del baño o de la hora de irse a dormir, así que es capaz de anticiparse. También será capaz de reconocer objetos, como algún peluche o juguete. Cuando lo reconozca sonreirá, gritará y llamará tu atención. ¡Y si algo no le gusta ya te vas a empezar a dar cuenta!

El desarrollo del bebé

LOS JUEGOS Y JUGUETES QUE MÁS LE GUSTAN

¡Es el momento de empezar a jugar en el gimnasio! Como ahora tiene más habilidades en las manos es el momento ideal de empezar a jugar con distintos elementos. Su coordinación mano-ojo se irá perfeccionando con cada intento.

Si hablamos de gimnasios, el baño es el más divertido y estimulante de todos. Descubrirle que puede chapotear, que sus manos o sus piernitas pueden “golpear el agua” y que el agua suena, salpica y tiene un tacto concreto es lo más divertido del día. Si además añadimos que es él, tu bebé, el que tiene esa capacidad, alucinará. Le encantará jugar en el baño y será una ocasión estupenda para que ejercite sus extremidades con alegría y sea consciente de su cuerpo. Le encantarán y a la vez beneficiarán mucho los juegos físicos. Juega a hacerle cosquillas en los pies, a flexionar sus rodillas, a hacer ejercicios con los bracitos…

Éste es también el momento en el que puedes comenzar a explicarle todas las cosas: enséñale juguetes con diferentes texturas y explícale al bebé en voz alta qué tacto tienen. También le encantará que le cantes.

Otro juego que le gustará es intentar alcanzar objetos (blanditos preferentemente), anímale y pasaréis momentos de alegría y risas juntos mientras desarrolla sus sentidos y su atención.

Disfruta de este mes, es el comienzo de una etapa inolvidable.

Los mejores juguetes para bebé

Articulos relacionados